Meditando sobre nuestro camino

Por: Carmen Mazariegos López

El libro de Hageo es muy corto literalmente hablando posee una gran riqueza de  verdades espirituales que merecen especial atención y las estaremos viendo con detenimiento.

TITULO:  MEDITANDO SOBRE NUESTRO CAMINO

Hageo 1 (Nueva Versión Internacional)

Hageo 1
Primer oráculo: Exhortación a reedificar el templo
«1 El día primero del mes sexto del segundo año del rey Darío, vino palabra del SEÑOR por medio  del profeta Hageo a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y al sumo sacerdote Josué  hijo de Josadac: 2 «Así dice el SEÑOR Todopoderoso: “Este pueblo alega que todavía no es el  momento apropiado para ir a reconstruir la casa del SEÑOR.” » 3 También vino esta palabra del SEÑOR por medio del profeta Hageo:
4 «¿Acaso es el momento apropiado
para que ustedes residan en casas techadas  mientras que esta casa está en ruinas?» 5 Así dice ahora el SEÑOR Todopoderoso:
«¡Reflexionen sobre su proceder!
6 »Ustedes siembran mucho, pero cosechan poco;
comen, pero no quedan satisfechos; beben, pero no llegan a saciarse;
se visten, pero no logran abrigarse;  y al jornalero se le va su salario
como por saco roto.»
7 Así dice el SEÑOR Todopoderoso:
«¡Reflexionen sobre su proceder!
8 »Vayan ustedes a los montes;
traigan madera y reconstruyan mi casa.  Yo veré su reconstrucción con gusto,
y manifestaré mi gloria —dice el SEÑOR—.
9 »Ustedes esperan mucho,
pero cosechan poco;
lo que almacenan en su casa,
yo lo disipo de un soplo.
¿Por qué? ¡Porque mi casa está en ruinas,
mientras ustedes sólo se ocupan de la suya! —afirma el SEÑOR Todopoderoso—.
10 »Por eso, por culpa de ustedes, los cielos retuvieron el rocío y la tierra se negó a dar sus  productos. 11 Yo hice venir una sequía sobre los campos y las montañas, sobre el trigo y el vino  nuevo, sobre el aceite fresco y el fruto de la tierra, sobre los animales y los hombres, y sobre toda  la obra de sus manos.»
12 Zorobabel hijo de Salatiel, el sumo sacerdote Josué hijo de Josadac, y todo el resto del  pueblo, obedecieron al SEÑOR su Dios, es decir, obedecieron las palabras del profeta Hageo, a quien el SEÑOR su Dios había enviado. Y el pueblo sintió temor en la presencia del SEÑOR. 13 Entonces Hageo su mensajero comunicó al pueblo el mensaje del SEÑOR: «Yo estoy con  ustedes. Yo, el SEÑOR, lo afirmo.» 14 Y el SEÑOR inquietó de tal manera a Zorobabel hijo de  Salatiel, gobernador de Judá, y al sumo sacerdote Josué hijo de Josadac, y a todo el resto del  pueblo, que vinieron y empezaron a trabajar en la casa de su Dios, el SEÑOR Todopoderoso. 15 Era el día veinticuatro del mes sexto del segundo año del rey Darío.»

Este libro fue escrito por Hageo como vemos el título del autor y empieza a relatar los hechos que  estaban ocurriendo cuando se estaba reedificando La Casa de Jehová por mandato del rey Ciro,   (Esdras 1:2). Y durante el reinado de Darío, es interesante notar como Dios siempre mueve los corazones que están sensible y receptivos a su voz y  Dios usa a Hageo y Esdras respectivamente En los capítulos del 1- a 12 que son los que estaremos viendo esta semana .

Punto #1.    Llamado a la reflexión cap. 1:6
El mensaje que Hageo recibió departe de Dios va dirigido a Zorobabel como príncipe del pueblo y a Josué como sacerdote del pueblo, pero también a todo el pueblo; y presenta la disputa de Dios contra el pueblo de Jerusalén por su desinterés en la casa de Dios. En primer lugar vemos que el pueblo había  regresado del exilio con el firme propósito de reconstruir el templo en Jerusalén.
Habían estado fuera de su tierra, habían vivido deseando regresar, ahora que estaban allí ellos  se habían llenado de apatía y en lugar de cumplir el deseo que tenían al principio se habían interesado en construir sus propias casas, entonces viene la voz de y Dios les habla en dos ocasiones para sacarlos de su apatía  espiritual (Hageo 1:5-6) y empieza de nuevo y hace un llamado a reconocer  que habían desestimado la casa de Dios, al decir desestimado se puede contar como menosprecio al no darle el  valor y la prioridad que se merecía por ser  LA CASA DE DIOS no porque Dios quisiera esa casa, sino para habitar en medio de ellos como era el deseo de su Corazón; entonces viene la voz del padre  amoroso por medio de Hageo a recordarles el proposito de haber  vuelto a esa tierra que tanto añoraban que tanto deseaban (Hageo 1:3-5).
Sabe la palabra del Señor esta para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir tal y como lo dice: (2 Timoteo 3:16) y era precisamente lo que esta hacienda el Señor en su infinita bondad y amor  recordandole a su pueblo aunque con palabras duras lo que estaba pasando con ellos; era como si los estuvieran poniendo frente a un espejo y les dijera mira tu condición mira tu actitud reflexiona sobre tu proceder. Ellos habían comenzado bien cuando llegaron, construyeron el altar, ofrecieron sacrificios, y al año siguiente de haber llegado pusieron los cimientos del templo, o sea no todo había estado mal siempre, entonces ¿que paso? Lo que ha muchos de nosotros nos pasa alguna vez en nuestro caminar con el señor llega el desánimo, el  desaliento y la apatía hace su aparición estelar en nuestra vida; si usted no tiene deseos de ir a la iglesia  o si a faltado por mas de dos semanas consecutivas  entonces la señal de ALERTA esta encendida, es  entonces cuando TENEMOS QUE MEDITAR EN NUESTRO CAMINO y pedirle al Señor su ayuda, su  fuerza, y el deseo de Dios regresara a nosotros.

(1:7-9) LEER
Para ocuparse en sus propias casas, ahora entramos en este tema tan delicado la voz de Dios haciendo ver  la calamidad presente, se siembra mucho pero se cosecha poco; comen pero no quedan satisfechos. Que tremendo porque ahora está la queja de la economía la falta de trabajo la gasolina cara, pero en ese tiempo no usaban gasolina, se sembraba en la tierra y del fruto que se recogía se alimentaban, mas  sin embargo había escasez y Dios les esta diciendo porque. En el versiculo 5 – 7 – 9 dice:” !sí dice el  Señor Todopoderoso <<¡Reflexionen sobre su proceder!>> y afirma  EL SEÑOR TODO PODEROSO es  quien lo dice. O sea no tenemos escusa, ni  la escuela, ni el trabajo, ni los hijos, ni el esposo, ni mucho menos la casa No tenemos escusa delante de Dios para decir que estamos demasiado ocupados para buscarlo

(1:9-12) Leer
Ahora viene lo mas difícil y aquí notamos uno de los atributos maravillosos de nuestro Señor y ese es su  amor, aunque con estas palabras llenas de dolor el esta manifestando su descontento y al mismo tiempo el deseo de ser buscado; y les hecha la culpa de lo que esta pasando; sabe Adán y Eva se echaban la culpa el uno al otro por haber desobedecido pero era sin sentido porque habían sido avisados por Dios de antemano lo que debían y lo que no debían de hacer también el pueblo de Israel había sido avisado conocía que si no se apartaba de Dios todo le iba a ir muy bien porque la protección de Dios iba a esta sobre ellos siempre.
Ahora bien leamos Proverbios 3:11 y 12 para una comprensión clara de lo que nuestro Padre hace  cuando quiere tratar con nosotros y el resultado de obedecer a su voz a su llamado.

Punto #2 Un oído atento                (1:10-15)   Leer
Llego el temor de Dios a sus corazones, inundo sus corazones e inquieto de tal manera a Zorobabel que  era gobernador y al sumo sacerdote Josué y a todo el pueblo no a unos cuantos sino dice la palabra a  todo el pueblo y empezaron a trabajar en la casa de Jehová su Dios ALELUYA!!!…. la voz de Dios por  medio de su Espíritu Santo nos habla a nosotros en esta noche por medio de su Palabra a servirle a El  con un corazón ferviente, fervoroso, deseoso de agradarle, de glorificarle, como lo empezó a hacer el  pueblo en Jerusalén así sea en nosotros que su Espíritu nos conmueva de tal manera que no faltemos a ningún servicio en nuestra iglesia ni a la célula y nuestra vida sea edificada tal y como es el deseo de  Dios para servirlo.
OREMOS…..