DOS TEXTOS SACADOS FUERA DE CONTEXTO

DOS TEXTOS SACADOS FUERA DE CONTEXTO

Por Daniel Brito

El primero es Isaías 45:7, usado por los enemigos del Cristianismo como mostrando que DIOS es el creador del mal.

«Yo formo la luz y creo las tinieblas, traigo bienestar y creo calamidad; Yo, el Señor, hago todas estas cosas.»

Este verso como dice el comentarista Edward J. Young, se debe explicar a la luz de toda la Biblia. La Escritura es su propio intérprete, y la Escritura lo deja claro que Dios no es malo y no es la fuente del mal. Dios ha incluido el mal en Su plan, y ha pre-ordenado [predestinado] su existencia; y aun así Él mismo no es malo ni Él es el autor del mal.i

La Biblia de Estudio Ryrie agrega: «Todas las cosas están incluidas en el plan de Dios (Ef. 1:11), aunque la responsabilidad por el pecado recae sobre la criatura, no sobre el Creador.»ii

Esto es lo que conocemos como libre albedrío. DIOS nos ha dado la opción de hacer nuestras propias decisiones como seres humanos.

El segundo es Éxodo 4:21. «El Señor le había advertido a Moisés: «Cuando vuelvas a Egipto, no dejes de hacer ante el faraón todos los prodigios que te he dado el poder de realizar. Yo, por mi parte, endureceré su corazón para que no deje ir al pueblo.»

El apologista Ron Rhodes dice que el libro de Éxodo contiene diez referencias de Faraón endureciendo su propio corazón. (Éxodo 7:13, 14, 22; 8:15, 19, 32; 9:7, 35-35; 13:15) y diez referencias de Dios endureciendo el corazón de Faraón (4:21; 7:3; 9:12; 10:1, 20, 27; 11:10; 14:4, 8, 17). El Faraón endureció su propio corazón siete veces antes que Dios se lo endureciera por primera vez, aunque la predicción que Dios lo iba a hacer las precede a todas. Toda la Escritura parece indicar que Dios endurece por la misma razón que Él muestra misericordia. Si los hombres aceptan la misericordia, Él se la dará. Si ellos no lo hacen, endureciéndose a ellos mismos, Él es justo para juzgarlos. La misericordia es el efecto de una buena actitud; el endurecimiento es el efecto de una vida rebelde o de una mala actitud hacia Dios.iii

El apóstol Pablo menciona el endurecimiento de Faraón en Romanos 9:13-21, al igual que a Jacob y Esaú, versos que han llevado a grandes argumentos Teológicos. Debemos entender que estos versos lo primero que muestran es que DIOS ES SOBERANO.

Pero para entender bien lo que dice el Texto sobre Esaú y Jacob, se necesita leer el relato de Génesis para tener una mejor idea de quien era Esaú (Genesis 25 – 28).

La Biblia de Apologética dice:

«Estos vv. Pueden dar la impresión de que Dios actúa arbitrariamente y sin cooperación humana, lo cual sugiere que no tiene en cuenta la libertad del hombre y que, en consecuencia, no puede responsabilizar a la gente de sus acciones. Nada de esto refleja correctamente lo que Pablo señala aquí. El plan de la gracia y la misericordia de Dios no viola la libertad humana. La elección de Jacob por encima de Esaú refleja que el Señor decidió que Israel surgiera a través de los descendientes de Jacob, no de Esaú. Al decir que Dios “aborreció” a Esaú, Pablo no implica que Él lo excluyera de la salvación.»iv

La Epístola a los Hebreos llama a Esaú «profano», o sea, una persona que no tiene interés en las cosas espirituales (Hebreos 12:16), y lo incluye con los inmorales (fornicarios), y los que están a punto de dejar la Gracia de Dios. El profano, siendo que es irreligioso, o que no le importa, bien puede unirse a estos otros.

¿Fue Dios injusto con Esaú? En ninguna manera, porque como dice el Texto Sagrado, «no en base a las obras sino al llamado de Dios» (Romanos 9:12a).

El endurecimiento de Faraón fue producto de su propio comportamiento. Si DIOS le endureció su corazón, no lo hizo injustamente, pues era la intención propia de Faraón.

Aquellos que rechazan a DIOS como Faraón, DIOS los entrega a sus propias pasiones, o pecado.

Para concluir este punto, ¿Creó Dios el mal junto con el bien? La respuesta aquí es un ¡NO!

Dios creó todo y, regresando al Texto en Génesis 1:31 dice: «Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.»

Dios permitió la tentación, lo cual produjo el pecado por desobediencia, lo cual introdujo el mal. Pero el mal NO fue creado por DIOS.

Que DIOS les bendiga.

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Edward J. Young, The Book of Isaiah, vol. 3, p. 201, Eerdmans.

ii Biblia de Estudio Ryrie, ampliada, p. 718, Editorial Portavoz.

iii Ron Rhodes, 5-minute Apologetics for today, p. 52, Harvest House Publishers.

iv Biblia de Apologética, p. 1546, Holman Publishers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s