El desmayo del Corazón

El desmayo del Corazón

Por Daniel Brito

(Salmo 27:13-14) «¡Yo estoy seguro, Señor, que he de ver tu bondad en esta tierra de los vivientes! 14 ¡Espera en el Señor! ¡Infunde a tu corazón ánimo y aliento! ¡Sí, espera en el Señor!» (RVC)

El Texto de la RV60 dice: «Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes»

Los expertos en el Hebreo dicen que la parte de «Hubiera yo desmayado» ha sido agregado por los traductores buscando aclarar el Texto. Según la puntuación del Texto Hebreo, se ha tomado la interpretación que muchos eruditos consideran ser la correcta: «Pero de una cosa estoy seguro».i

Pero en realidad, ambos Textos dicen lo mismo de una manera diferente, y es así como quiero llevarlos a notar la diferencia entre ambos Textos.

El Texto que acabamos de leer es un Texto bien claro sobre la SEGURIDAD del creyente que, en medio de apostasía, de tanta maldad, de enfermedad y de todo tipo de peligros es: «que he de ver tu bondad en esta tierra de los vivientes!»

Nótese que cuando dice: «que he de ver tu bondad en esta tierra de los vivientes!» es una referencia clara que el salmista esperaba ser liberado en esta vida.ii O sea, el salmista estaba seguro de que aún en medio de los peligros que rodeaban su vida, el SEÑOR lo iba a liberar de ellos.

El segundo es el Texto encontrado en muchas Versiones el cual dice: «Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes

Analizando un poco la traducción de: «HUBIERA yo desmayado», nos muestra lo que hubiera ocurrido si el Salmista no hubiera creído que hubiera visto la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes. Eso hubiera sido una TRAGEDIA para aquellos que no hubieran creído que verían la Bondad del SEÑOR.

Esa es la TRAGEDIA de no tener fe, y es lo que ocurre con aquellos que no han depositado su fe en JESÚS el Salvador. Esos seríamos nosotros si no hubiéramos puesto nuestra FE en el SEÑOR Y DIOS JESUCRISTO. Estaríamos sin ESPERANZA.

Pero gracias a DIOS que, habiendo puesto nuestra confianza en el SEÑOR JESÚS, podemos decir con toda seguridad: «El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién podría yo temer? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿quién podría infundirme miedo?» (verso 1, RVC)

Que Dios les bendiga

(Continuará)

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Reina Valera Contemporánea.

i Willem A. Van Gemeren, The Expositor’s Commentary, Frank E. Gaebelein, general editor, vol. 5, p. 248, Zondervan.

ii Zondervan. Psalms Volume 1 (The NIV Application Commentary) . Zondervan. Kindle Edition.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.