La paloma, el buitre y el libre albedrío.

La paloma, el buitre y el libre albedrío. Por: Damián Ayala Me anime a escribir sobre este tema al leer un post del Pastor Sugel Michelén en el blog amigohttp://elteologillo.wordpress.com que sin duda es una muy inteligente disertación. Quiero mencionar que este post que publico, no es en contra del ministerio, ni contra el blog antes mencionados, mas bien es en contra  de la postura calvinista radical que enseña que el hombre no tiene libre albedrío para elegir el don de Dios. Según el calvinismo radical, no podemos recibir la salvación por medio de un acto libre de fe, puesto que … Continúa leyendo La paloma, el buitre y el libre albedrío.

El pecado original

El pecado original
por Pablo Santomauro

 

La mayoría de los cristianos entienden que Adán es el “Padre” de la raza humana, en el sentido de que fue el primer ser humano del cual todos los demás descienden. Por esta razón es llamado el “primer hombre” en 1 Corintios 15:45. Muchos cristianos hoy en día no conocen la doctrina del pecado original. En consecuencia, tampoco entienden la relación que el hombre moderno tiene con Adán. No solamente estamos relacionados con Adán genéticamente, sino también de muchas otras maneras.

La Caída

El primer hombre (Adán) fue creado a imagen y semejanza de Dios, y por ende con santidad original (Gn. 1:26-27). Cuando el hombre cayó en pecado perdió esa santidad. Por lo tanto, luego de la caída, en lugar de santidad, Dios vio maldad en el corazón del hombre (Gn. 6:5).

Esta maldad del hombre lo separó radicalmente de Dios (Is. 59:1-2). El pecado del hombre debe ser extirpado si éste quiere establecer nuevamente una relación con Dios. Además, la santidad de Dios y su aborrecimiento del pecado demanda el enjuiciamiento del pecado. Su carácter moral no le permite a Dios soslayar la pena por violar el mandamiento de obediencia que Adán recibió en Edén. La pena por la desobediencia de Adán fue la muerte (Gn. 2:17).

El pecado es una ofensa criminal contra Dios, por lo tanto para que el pecado pueda ser quitado, es necesario que un substituto sin pecado muera por el pecador. Muchos resienten que la muerte sea la pena adjudicada por quebrantar la ley de Dios. Hay quienes se oponen a la pena de muerte en el sistema judicial de las naciones hoy en día, y lo hacen porque conscientemente o no, niegan el aspecto penal de la Ley de Dios. Otro factor que los prejuicia es una comprensión limitada de la santidad de Dios y su aborrecimiento total del pecado (Gn. 2:17; Ez. 18:4; Ro. 6:23).

El Pecado Original transmitido

Pasajes como Romanos 5:15,17 y 1 Corintios 15:21 comunican más que la simple descripción de que todos los seres humanos pecan. Es cierto que nosotros pecamos, pero existe una conexión necesaria de estos pecados individuales con algo más. En otras palabras, no es que todos pecamos y por lo tanto somos pecadores, sino que pecamos porque somospecadores. Esto significa que el pecado original de Adán, de alguna manera inevitable pasó a toda la humanidad. Continúa leyendo “El pecado original”