¿A quién debemos orar? ¿Al Padre, al Hijo, o al Espíritu Santo?

¿A quién debemos orar?
¿Al Padre, al Hijo, o al Espíritu Santo?

por Pablo Santomauro

Tanto los Testigos de Jehová como los mormones afirman en sus teologías oficiales que no es correcto, ni se deben levantar oraciones  dirigidas directamente a Jesucristo [1]. Aun muchos cristianos pueden llegar a ser dogmáticos con respecto a la oración. El patrón más conocido de la oración lo encontramos en Efesios 2:18: “Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. La oración tradicional de los cristianos se hace al Padre, en el nombre de Cristo y en el poder del Espíritu Santo. Ahora, ¿es  bíblicamente correcto orar directamente a Jesús o al Espíritu Santo? Debido a que hemos llegado a escuchar en varias ocasiones que en la Biblia no se encuentra ninguna oración a Jesús o al Espíritu Santo, consideramos necesario despejar ciertas dudas en este breve artículo.

Oraciones  al Padre

      • Juan 14: 13-14; 15:7; 15:16; 16:23; etc.

      • Efesios 2:18 — “Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”.

        El apóstol dice aquí que por medio de Jesús logramos acceso al Padre por o en el Espíritu.

Oraciones a Jesús

      • Hechos 7: 58 — “Y echándole de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo – Y apedreaban a Esteban, mientras el invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.”

        La anterior es, indiscutiblemente, una oración a Jesús.

      • Mateo 11:28  — “Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.

        Jesús no está con nosotros físicamente ya más, sino que está a la diestra del Padre en los cielos. La única forma de venir a El para el descanso de nuestras almas es a través de la oración.

      • Mateo. 21:15 — “Hosana” – oración a Jesús aun estando entre nosotros.

      • 1 Corintios 16:22 — “Maranata” (“Señor, ven”, arameo) – Oración a Jesús.

      • Hechos 1:24 — Oración a Jesús por parte de los discípulos pidiendo que los oriente en escoger un sustituto para Judas. La referencia a Jesús en el verso 21 nos confirma que el “Señor” de Hechos 1:24 es Jesús.

      • Hechos 9: 10-17 — La oración de Ananías es una oración a Jesús.

      • 2 Corintios 12: 8-9 — La oración de Pablo para que el Señor le quite el aguijón en la carne, en contexto, es una oración a Jesús.

Oraciones al Espíritu Santo

      • Mateo 9:38 — “Rogad, pues,  al Señor de la mies que envíe obreros a su mies”.

        ¿Quién es el Señor de la mies?  El que envía misioneros y pastores para cosechar los campos cuando están blancos para la siega (Jn. 4:35). Fue el Espíritu Santo el que envió a Pablo y Bernabé a sus viajes misioneros (Hch. 13: 1-4).  También es el que establece líderes en la iglesia local (Hch. 20:28).

      • 2 Tesalonicenses 3:5 — Este pasaje es fácil de pasar por alto sin darnos cuenta de las importantes implicaciones. Pablo escribe:

        “Y el SEÑOR encamine vuestros corazones al amor de DIOS, y a la paciencia de CRISTO”.

        Si la palabra SEÑOR se refiriera a Dios Padre en este caso, la frase tendría que decir: “Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de él / suyo, y a la paciencia de Cristo.”

        Si la palabra SEÑOR se refiriera a Cristo se leería así: “Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de él mismo.”

        De la forma en que se lee, la palabra “Señor” no puede referirse a otra persona más que al Espíritu Santo, y el papel del Espíritu Santo es precisamente ése, encaminarnos o dirigirnos a muchos lugares y muchas cosas.

Conclusión

Si bien en la Biblia la mayoría de las oraciones son dirigidas al Padre, lo cual es un buen ejemplo a seguir, no hay ningún problema en orar a Jesús directamente o al Espíritu Santo ocasionalmente. El problema surge cuando nos convertimos en dogmáticos al respecto, o sea, nos encerramos en reglas y fórmulas. Los autores del Nuevo Testamento creían que Dios era el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Ellos oraban y adoraban a los Tres. Dios es Tres en Uno y Uno en Tres, al mismo tiempo. <>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s