¡Yo Amo a Dios!

¡Yo Amo a Dios!

 AUTOR: Sergio A. Perelli

No es de extrañar que después de una reunión en la iglesia, alguna persona deje olvidada su Biblia en el santuario o en otro salón en donde se llevan diferentes actividades.

Lo mismo ocurre y con frecuencia en las clases de los niños y  jóvenes, en donde en más de una oportunidad he encontrado no solamente Biblias, sino también las hojas que los maestros/as les han entregado para colorear en el caso de los más pequeños o para hacer sus tareas para la siguiente vez que se congreguen en el caso de los niños en edad escolar o de los que participan en el ministerio juvenil.

Hace un tiempo atrás, un joven dejó una hoja con dos párrafos escritos por su mano y en los cuales él respondía lo que Dios significaba para su vida.

A continuación comparto lo escrito primeramente en inglés, así el lector que entiende el idioma mencionado, podrá  apreciar de primera mano como lo hizo un servidor todo el sentir del corazón de éste joven hacia su Padre celestial:

God is honest, trustworthy, loving, and caring. He never walks away from me. He is a true friend, who is always there for me  whenever I need Him.

God has helped me, when I had problems in my life and at school. He is amazingly beautiful and compassionate. I love God”

La traducción más cercana a lo expresado por este joven dice lo siguiente:

Dios es honesto, confiable, cariñoso, y afectuoso. El nunca se aleja de mí. El es un verdadero amigo, quien siempre está disponible para mí cada vez que yo lo necesito.

Dios me ha ayudado cuando he tenido problemas en mi vida y en mi escuela. El es increíblemente precioso y compasivo. Yo amo a Dios.”

Uno hubiera podido esperar que fuera  una joven la que escribió lo que hemos leído, debido a que las mujeres son generalmente más abiertas en expresar su sentir acerca de Dios, a diferencia de los hombres que son un poco más reticentes en demostrar abiertamente con palabras, las emociones de su corazón; especialmente en el área de su relación con Dios.

Pero lo que hemos leído fue escrito por un joven varón y tengo que confesar que éste detalle para mí también fue una sorpresa, debido a que ministrar a un sector de la iglesia tan particular como el de los jóvenes es una tarea sumamente desafiante por muchas razones; y principalmente porque no es natural en ellos confesar abiertamente la importancia que Dios tiene para sus vidas.

Las palabras de éste joven acerca de Dios, tienen que servir de motivación a todos aquellos que estamos involucrados en los ministerios de los niños y de los jóvenes a no desmayar en nuestro compromiso  de continuar sembrando la semilla del Evangelio en sus corazones, porque a Su tiempo veremos el fruto de nuestro esfuerzo en una cosecha para Su Reino.

Y seguramente, si hoy somos fieles en ministrar a quienes se encuentran en un período tan difícil de sus vidas como lo es la adolescencia, mañana Dios nos recompensará de ser testigos de otros jóvenes como el de mi historia, que sin temor confesarán ya sea verbalmente o por escrito: “¡YO AMO A DIOS!” 

Gracia y Paz

Sergio

Amigo de Jesús”

*Este escrito ha sido publicado en este blog con el permiso del pastor Sergio A. Perelli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s