Los niños son de Cristo (parte 2)

Los niños son de Cristo (parte 2)

Por Zobeida Brito

Hoy voy a continuar con la segunda parte del artículo del día de ayer. Vamos a leer en Mateo 19:13: “Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron.”

Aquí nos podemos dar cuenta del valor espiritual que aquellos padres estaban dando a que el Señor Jesús orase por sus hijos imponiéndole las manos. Esto es algo que todo creyente debe de hacer, y lo vemos en nuestra congregación muy seguidamente cuando hay presentación de niños.

Cuando los hijos de Dios hacemos esto le estamos diciendo al Señor “Tú me lo diste, y yo lo estoy poniendo en tus manos ahora y bajo tu cuidado, sabiendo oh Dios, que en tus manos está seguro(a) y lo guiarás en su diario vivir.”

Se dice que los niños nacen para ser felices, otros dicen que traen un pan debajo de los brazos, y algunos dicen que traen su tortilla de igual manera, y que donde comen dos comen tres. Y en realidad los hijos de Dios hemos experimentado esta realidad de como el Señor de una forma milagrosa ha suplido el pan de cada día.

Se supone, como dije anteriormente, que los niños nacen para ser felices. ¿Pero será esto una realidad? Pero desgraciadamente no sucede esto todo el tiempo. Hay hogares en disputa, en tragedias, donde los padres no se ponen de acuerdo en su relación conyugal, donde hay gritos, insultos, golpes, alcohol, drogas, ¿Y qué más?

Se dice que los niños son como las esponjas, que todo lo absorben. Y si es cierto que muchas veces no se valora el poder que tienen los hijos pequeños para asimilar todo lo que oyen, y lo que pueden ver. Yo he tenido esas experiencias en mis largos años como maestra de Escuela Dominical, y en el ministerio con mi esposo. Recuerdo como en la clase se oraba por las peticiones de los niños, enseñándoles de como Dios tiene cuidado de contestar cada una de ellas. Los niños para mi sorpresa pedían por su papá, que tomaba mucho, porque no había
dinero para pagar la renta ni para comida. Su mamá se había quedado sola, y papá se había ido de casa, y estos niños solo tenían 4 y 5 años de edad.

Que Dios los bendiga
                                             

(Continuará)

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación ha sido tomado de la Santa Biblia, Reina Valera 1960.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.