Llamados a Orar [parte 5]

Llamados a Orar [parte 5]

Por Daniel Brito

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA DÁNOSLO HOY

(Mateo 6:9-11) «Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre, 10 venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.» RVA

Los alimentos vienen siendo lo más importante para el cuerpo humano, ya que, si no tenemos suficientes alimentos, el cuerpo se debilita, otros problemas empiezan a surgir.

La falta de alimentos es evidente en muchos países del mundo donde mucha gente está malnutrida. Pero aun en este país de tanta abundancia, hay personas que están escasas de alimentos por diferentes razones.

Cuando bien recibimos los alimentos, funciona como un recordatorio constante de la grandeza de Dios y nuestra necesidad de provisión.i El SEÑOR nos recuerda en esta oración que necesitamos orar por los alimentos que necesitamos.

Nótese que, aunque estemos viviendo en abundancia económica, todo lo que tenemos se lo debemos a Dios. Así que pedir por lo que es más esencial en la vida, los alimentos, muestra que dependemos de DIOS y no de nuestras propias fuerzas.

Nótese también que la manera en que necesitamos los alimentos varias veces al día, también nos debe recordar cuanto necesitamos a DIOS.

EJEMPLO: El pueblo de Israel.

(Éxodo 16:11-18) «Y el SEÑOR habló a Moisés diciendo: 12 —Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel. Háblales diciendo: “Al atardecer comerán carne, y al amanecer se saciarán de pan, y sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios”. 13 Al atardecer vinieron las codornices y cubrieron el campamento. Y al amanecer había una capa de rocío alrededor del campamento. 14 Cuando se evaporó la capa de rocío, he aquí que sobre la superficie del desierto había una sustancia menuda, escamosa y fina como la escarcha sobre la tierra. 15 Al verla, los hijos de Israel se preguntaron unos a otros: —¿Qué es esto?[b]. Pues no sabían lo que era. Entonces Moisés les dijo: —Es el pan que el SEÑOR les da para comer. 16 Esto es lo que el SEÑOR ha mandado: “Recojan de ello cada uno según lo que necesite para comer: como dos kilos por persona. Cada uno recogerá según el número de las personas que están en su tienda”. 17 Así lo hicieron los hijos de Israel. Unos recogieron más, y otros menos. 18 Midieron como dos kilos, y al que recogió mucho no le sobró, y al que recogió poco no le faltó. Cada uno recogió según lo que necesitaba para comer.» RVA

Aunque el pueblo de Israel fue rebelde y murmuraba contra DIOS, siempre tuvieron la provisión necesaria para todos los días. DIOS se encargaba de darles lo necesario para cada día.

DIOS SUPLE NUESTRAS NECESIDADES

(Salmo 37:25) «Yo he sido joven y he envejecido; pero no he visto a un justo
desamparado ni a sus descendientes mendigando pan.» RVA

Para los pobres de aquellos tiempos, buscar alimentos era una lucha diaria. La gente vivía de día a día. Los sueldos eran por el día de trabajo. En nuestros tiempos sería pedir por lo necesario de la SEMANA, o del MES, según el sueldo de la persona.

Uno puede preguntarse ¿qué hace un rico cuando todo lo tiene? ¿Debe orar por el sustento de cada día? Por supuesto que sí, porque el rico por muy rico que sea, todo lo puede perder de un día para otro. Creo que todos hemos sido testigos de eso las tantas veces que ha habido una caída del mercado de la bolsa de valores; muchos ricos lo han perdido todo. Lo mismo podemos decir de la crisis de las hipotecas que tuvimos en el año 2008, muchos que tenían propiedades, quedaron sin nada.

(Mateo 6:33-34) «Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. 34 Así que, no se afanen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.» RVA

Esta petición de pedir por el PAN DE CADA DÍA es también una petición por las cosas que son necesarias y que necesitamos. Si estamos en escasez, podemos estar seguros que el SEÑOR suple nuestras necesidades.

Si estamos en abundancia, debemos dar GRACIAS a DIOS por lo que Él nos ha dado, y gracias a DIOS por suplir todo lo que necesitamos.

(Efesios 3:20-21) «Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros, 21 a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones de todas las edades, para siempre. Amén.» RVA

Que Dios les bendiga.

[Continuará]

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Reina Valera Actualizada 2015.

i Mohler, Jr., R. Albert. The Prayer That Turns the World Upside Down: The Lord’s Prayer as a Manifesto for Revolution (pp. 113-114). Thomas Nelson. Kindle Edition.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .