Las oraciones de Cristo “explicadas” por los unicitarios

Las oraciones de Cristo

explicadas” por los unicitarios

Pablo Santomauro

Como parte de su negación de la Trinidad, los unicitarios (o modalistas) enseñan que Jesucristo es el Padre “manifestado en carne”. Puesto en sus propias palabras: “El [Padre] se puso carne como un hombre se pone un abrigo” [1]. “El Hijo de Dios no es una persona aparte en la Deidad, sino la expresión física del Dios único” [2]. “Hijo de Dios” es una referencia a la naturaleza humana de Cristo: “Hijo de Dios se refiere a la humanidad de Jesucristo” [3]. No importa de cuantas formas lo expresen, una vez que se despeja la cortina de humo semántica de nuestros amigos unicitarios, terminamos en que Jesucristo es la misma persona del Padre.

Los pasajes del Nuevo Testamento donde Jesús ora al Padre son desvastadores para la doctrina unicitaria de Dios. Confundidos en la encrucijada de su propia teología y perfectamente conscientes de ello, tienen que recurrir a respuestas estrafalarias tales como decir que la naturaleza humana le estaba orando a la naturaleza divina. La respuesta no es buena, las naturalezas no hablan, sólo las personas lo hacen. ¿Cómo intentan evadir este obstáculo insalvable? Con otra respuesta descabellada: “Lo que sería absurdo e imposible para con un hombre común, no es tan extraño en el caso de Jesús” [4]. Continúa leyendo “Las oraciones de Cristo “explicadas” por los unicitarios”

El Angel de Jehová en la teología modalista

El Angel de Jehová en la teología modalista por Pablo Santomauro En nuestro previo artículo titulado El Angel de Jehová y la Trinidad, demostramos que las apariciones de este mensajero en el Antiguo Testamento fueron nada más ni nada menos que Cristofanías, es decir, apariciones físicas de Jesucristo. El Angel de Jehová, como vimos, posee todos los atributos de Dios y la conclusión inevitable a que todo lector honesto debe llegar, es que existe una pluralidad de personas en la esencia del único Dios, lo que confirma la doctrina de la Trinidad. Uno de los mayores frentes opositores de la … Continúa leyendo El Angel de Jehová en la teología modalista

La Preexistencia de Cristo en Juan 1:1 y la extraña interpretación unicitaria

La Preexistencia de Cristo en Juan 1:1

y la extraña interpretación unicitaria

por Pablo Santomauro

¿Es posible negar la preexistencia del Hijo de Dios y llamarse cristiano? De ninguna manera. En el sistema doctrinal cristiano, la preexistencia del Hijo de Dios es tan importante como su Deidad. Cualquier sistema doctrinal que niega una de ellas se sitúa de facto en el campo herético.

Para aquellos que son capaces de leer sin ningún prejuicio, Jesucristo brota de las páginas de la Biblia como una sola persona de una naturaleza dual pero una sola sustancia, no dos personas en una, no dos naturalezas separadas sino dos naturalezas fusionadas formando una sola persona y sustancia ontológica. Es por ello que los trinitarios no necesitamos recurrir a jugarretas para explicar la persona de Cristo, mientras que los modalistas deben enseñar a sus seguidores a descubrir cuál naturaleza de Cristo habla (como si una naturaleza pudiera hablar). David K. Bernard, de la UPC (Iglesia Pentecostal Unida) escribe:

Cuando leemos un pasaje difícil en relación con Jesús, debemos preguntar si le describe en Su papel como Dios o en Su papel como hombre, o ambos. ¿Habla El como Dios o como hombre en este caso? Recuerde que Jesús tiene una naturaleza dual como ningún otro ha tenido.” [1] Continúa leyendo “La Preexistencia de Cristo en Juan 1:1 y la extraña interpretación unicitaria”

Refutando a los Pentecostales Unicitarios

Refutando a los Pentecostales Unicitarios

Una breve perspectiva

Por Pablo Santomauro

Los Pentecostales Unicitarios, conocidos también como Pentecostales del Nombre, Apostólicos, etc., son acérrimos enemigos de la doctrina de la Trinidad. Ellos enseñan que Dios es uno y rechazan la existencia de una pluralidad de personas en la unidad de Dios.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son títulos que se refieren al mismo ser, a quien llaman Jesús, o en su defecto, el Padre. Reiteramos, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son sólo títulos, roles, manifestaciones, modos de actividad, o aspectos relacionales de Dios para con los hombres.

Esta doctrina, conocida también como Modalismo, fue una de las primeras herejías en atacar al cristianismo de los primeros siglos. Ha resurgido como un monstruo de siete cabezas en los últimos cien años de historia. Una de sus aberraciones más destacadas es que el Hijo es solamente el nombre del cuerpo físico de Jesús. Unos le llaman el “velo de carne.” Dentro del velo de carne que se llama “Hijo”, habita el Padre Eterno. De acuerdo con esta teología tan singular, el Hijo no es eterno, no es divino, nació en un momento de la historia y su rol tendrá un fin en el futuro. Continúa leyendo “Refutando a los Pentecostales Unicitarios”