¡Lo hago porque funciona!

¡Lo hago porque funciona!

Por Damián Ayala

¿Que por qué lo hago hermano? ¡Porque funciona! Fue la respuesta de un hombre de Dios comenzando a caer en el error.

Todos los hombres y mujeres de Dios debemos estar siempre velando para no caer en el error y pasar de pertenecer a la iglesia de Cristo a pertenecer a una secta aislada de la comunidad evangélica.

Tenemos que entender algo, el hombre es por naturaleza torcedor de la verdad. Dios, sabiendo esto, nos dejó La Biblia (Lámpara a mis pies) y a su Espíritu Santo (nos guía a toda verdad). Los seres humanos siempre hemos querido agregarle y quitarle cosas a la palabra de Dios.

La palabra según Salmos 119:105: Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Sabemos que la palabra es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16). Si creemos eso entonces sabemos que la palabra es completa, no hay que agregarle ni quitarle nada, es suficiente, es perfecta y toda revelación va a concordar como anillo al dedo con la Escritura.

1 Timoteo 6:3,4a. Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras…

Toda expresión, todo comportamiento y toda doctrina debe pasar por la radiografía bíblica para colar la cosecha humana y la del enemigo.

Esto es 100% Bíblico:

Hechos 17:11. Y éstos eran más nobles (los hermanos de Berea) que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Hermanos, ¡no hacemos las cosas porque Funcionan! ¡Las hacemos porque son Bíblicas! Las sectas hacen cosas por que funcionan, los Testigos de Jehová, los Mormones, los Católicos, hacen cosas que funcionan y muchas de sus iglesias están llenas pero no son Bíblicas.

Me comentaba un hermano —hay que dejar al Espíritu Santo moverse con libertad—. Le contesté —hermano, eso mismo digo yo, dejemos que el Santo Espíritu de Dios se mueva libre conforme a su Palabra y ya no le estorbemos inventando cosas que Él no ha inspirado—.

Muchos hermanitos no quieren saber nada de doctrina ni de teología, pero esto es una  locura. Doctrina = a enseñanza. Decir que no te gusta la doctrina es decir que no te importan las enseñanzas de Cristo. “Quiero las bendiciones de Dios pero no quiero sus enseñanzas”. Teología = a un discurso de Dios. “Quiero ser salvo pero no quiero escuchar ni un discurso de Dios”. Esto es patético.

No te digo que te aprendas la Palabra de tapa a tapa (que deberíamos), lo que digo es que la escudriñes para que veas si lo que has recibido es verdad.

Quiero dejar algo bien claro: Este articulo es para verdaderos hombres de Dios, no para falsos hermanos, no quiero que en los comentarios me pongas —bueno hermano tú sabes que la gente con pura doctrina se hace un religioso legalista…— Porque no estamos hablando de eso, a estas alturas es obvio que primero es el Espíritu Santo, que debemos estar llenos de Él para ser guiados a toda verdad, que sin Él estamos destinados a ser unos falsos, que el conocimiento de la palabra sin Él de nada sirve, que el mismo Satanás se sabe de memoria la Biblia…

El Espíritu Santo, escucha bien, jamás te va a guiar fuera de su Palabra. Él es el autor, Él la hizo perfecta, Él nos va ayudar a entenderla, a caminar en ella y a hablar de ella.

Tenemos que entender que la gente está hambrienta de la Palabra de Dios, no de nuestras opiniones.

Hablando de la iglesia de Cristo.

El problema no es la doctrina, la teología, la religión, el problema ¡son los hombres! Estas tres son hermosas cuando uno es lleno del Espíritu Santo.

Se ha dado una publicidad a: “hermano no sea religioso”, “no sea legalista…” que nos hemos ido al otro extremo, el liberalismo.

Me decía un hermano —la letra mata— Respondí —hermano, somos salvos sólo por la fe verdadera en Cristo y no por cumplir algún precepto o todos de la ley—. Eso debe quedar bien claro, la cosa es que no estamos hablando de la salvación, hablamos de no inventar revelaciones y cosas que no vengan en la Palabra porque funcionan, hablamos de meternos a la Palabra de lleno para no caer en el error o ser engañados, solo de eso.

El agregarle o quitarle a la palabra sí que mata (Apo 22:18-19).

Todos hemos tenido alguna ocasión que hayamos dicho, es que Dios me lo dijo o me lo puso en el corazón y después de un tiempo nos damos cuenta que no. Hermanos, el corazón es engañoso y perverso más que todas las cosas.

Tenemos que saber que la intimidad y la oración con el Señor es 100% importante. Sin ella no tenemos vida, pero después tenemos que ir a la Palabra para confirmar que lo que recibimos es verdaderamente de Dios y no nos hemos alucinado. Si está en la palabra es 100% de Dios y si no, es alucine el 100% y punto.

Bendiciones…

 

——–

*Este artículo ha sido tomado del blog amigo ACTIVISTAS DE CRISTO.

2 comentarios en “¡Lo hago porque funciona!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s