Preocupándose por los regalos de Navidad

Preocupándose por los regalos de Navidad

Por John Brito

Al ver las Navidades acercarse rápidamente, es fácil preocuparse por los gastos asociados con el dar regalos. Y si Ud. es un padre como yo, entonces Ud. probablemente se preocupa por tener el dinero para comprarle a sus hijos lo que quieren para Navidad. Pero no deberíamos preocuparnos por ésto. Déjeme decirle por qué.

Cuando tenía como unos nueve años, mi hermano, mi hermana y yo corrimos al árbol de Navidad una mañana de Navidad para desenvolver los regalos. Para nuestra sorpresa no recibimos las figuras de acción Wolf Pack (¿alguien recuerda aquellos?) o los G. I. Joes que habíamos estado esperando. En vez de eso, cada uno recibió un libro de colorear y una caja de colores. Eso fue todo. Así que nos volvimos a nuestros padres para ver si había algunos otros regalos que faltaran por desenvolver. Pero mi papá nos pidió perdón y nos dijo que no podía darnos más ese año, así que nosotros tres le dijimos a nuestros padres que apreciábamos los regalos y comenzamos a colorear. Después de colorear algunas páginas los tres corrimos hacia nuestros padres  para enseñarles lo que habíamos coloreado, y les agradecimos otra vez por los libros de colorear y los colores. Una vez más mi papá expresó lo mal que se sentía por no poder darnos mejores regalos y luego nos contó una historia triste.  El dijo que cuando vivimos en España le dijo a mis tres hermanos mayores que no había Reyes Magos que le trajeran regalos a los niños el día de Navidad. El hizo esto porque mis hermanos se levantaban la mañana de Navidad para descubrir que los tres Reyes no les habían dejado ningún regalo a ellos, mientras los hijos de los vecinos se despertaban encontrando bicicletas, juguetes y pelotas de fútbol. ¿No es ésto triste? Recuerdo que trataba de consolar a mi papá diciéndole que yo estaba muy contento con el libro de colorear y por todo lo que él y mi mamá hacían por nosotros durante todo el año.

 Al meditar sobre este recuerdo de Navidad he podido ver tres puntos que extraer.

Dé de acuerdo a sus posibilidades.

No te sientas culpable si no puedes cumplir con lo que tus hijos esperan que les regales, o, en lo que a esto respecta, cualquier otra persona.

Enseña a tus hijos a que aprecien lo que reciben Recuerde, el dar buenos regalos el día de Navidad no es un requisito para ser un buen padre.

Y un versículo para recordar: “Den en proporción a lo que tienen” 2 Cor. 8:11 NTV

 *Traducido del Inglés por: Julia Barbeito.

**John Brito es pastor de la iglesia Spirit Life Community Church en Norwalk, California.

2 comentarios en “Preocupándose por los regalos de Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s