Los niños son de Cristo (parte 3)

Los niños son de Cristo (parte 3)

Por Zobeida Brito

«Cuando Jesús se dio cuenta, se indignó y les dijo: Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos.15 Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él (Marcos 10:14-15).


He estado escribiendo, acerca  del hogar, la familia, poniendo un enfoque  en los niños. Este, es un tema muy importante, mirándolo desde un punto de vista como familia y como cristianos. Si Ud. oye las noticias se habrá dado cuenta de cómo la niñez está siendo objeto de persecución por mentes diabólicas que secuestran a los  niños para venderlos a redes de pornografía infantil, a personas que quieren ser padres, sin importarles como conseguirlo, y dejando un dolor irreparable en el corazón  de una madre, y de un padre que no tienen consuelo, pensando si lo volverán  a tener en sus brazos.

Hace pocos meses; dieron una noticia en la televisión, y pusieron  en vivo el hospital de donde fue robado un recién nacido. La madre suplicaba que le regresara su criatura. Dicen que una mujer se vistió de enfermera  y salió con el bebe en sus brazos.

Quizá Uds. mis hermanos(as) en Cristo se preguntarán el por qué de este tema. Yo como madre, y como abuela, tengo un concepto muy alto de lo que es la familia. Como sierva de Dios, estoy consciente de que estamos en el último tiempo, y que debemos de estar apercibidos y mirar  cada quién por sus hijos, tratando de formar en ellos buenos principios, y el amor a Dios. Sobre todo guiando a los hijos con  el ejemplo de padres piadosos que  guardan su fe y un buen testimonio Cristiano.  

El apóstol Pablo, en su epístola a los Efesios 4:29-32, dice lo siguiente:

Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.30 No agravien al Espíritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención.31 Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.32 Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

Recordemos que muchas personas viven con heridas profundas debido a que en la niñez fueron maltratados y abusados. Eso les ha impedido tener una vida feliz de hogar. Solo Cristo con su amor puede traer sanidad a esos corazones.

Quiero dejar estas Palabras del Señor para aquellos que dañan la inocencia de un niño.
Mateo:18-6 dice, “Y cualquiera que haga tropezar a algunos de estos pequeñitos que creen en mi, mejor fuera que le colgase al cuello una piedra de molino de asno. Y que se le hundiese en lo profundo del mar.”

Hagamos esta oración:

Señor ayúdame para sacar mi hogar adelante, y que tú Santo Espíritu nos  

guie a toda verdad, y podamos vivir una vida abundante en Cristo. En el nombre del Señor Jesucristo. Amen.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.