TIEMPO DE CUIDADO

TIEMPO DE CUIDADO

Por Zobeida Brito

Este virus Covid-19 ha sido algo inesperado y nos ha sorprendido a todos. Muchas familias han pasado por cosas muy fuertes como la pérdida de un ser querido, no poder visitar a familiares en el hospital o convaleciente ya que no es permitido. Algunos que tienen seres queridos en otros países ya sea que están enfermos o que han fallecido no pueden ir a verlos por causa de esta epidemia. Inclusive las iglesias han sido afectadas por este virus, ya que las congregaciones no se pueden reunir como se hacía antes. Ahora solo cierta cantidad de personas pueden congregarse en los servicios. Hay que limpiar y desinfectar todo antes y después de los servicios.

Este es un tiempo de mucha incertidumbre ya que nadie sabe cuanto va a durar esta epidemia o si llegaremos a volver a la vida normal como antes. Si las familias podrán reunirse de nuevo para celebrar momentos festivos y si los jóvenes volverán a tener vida social como anteriormente.

Sabemos que de acuerdo con la Palabra de Dios en los últimos tiempos habrá pandemias y otras cosas terribles, pero nosotros podemos agarrarnos de las Escrituras para clamar por protección como dice el Salmo 91:1-3:

El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora.”

Tenemos la confianza que Él nos cuida y nos protege. Por eso tampoco no debemos dar cabida al temor de enfermarnos o de lo porvenir. En 2 Timoteo 1:7 dice:

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

El temor es algo terrible. Abre la puerta a la preocupación, al pánico de quedarse sin nada. Sabemos que muchos se quedaron sin trabajo, pero el SEÑOR ha sido proveedor de Sus hijos. Se ha encargado de suplir las necesidades de los Suyos. Entonces pongamos por obra 2 Timoteo 1:7 y recordemos lo que dice el Salmo 23:1:

Jehová es mi pastor; nada me faltará.”

En medio de esta pandemia hemos visto la generosidad y amor de muchos. Muchas personas y organizaciones se han esforzado en ayudar a necesitados y enfermos. Inclusive doctores, enfermeras y otros han muerto por el virus mientras cuidaban de enfermos con el Covid-19.

Damos gracias a Dios por estas personas que se han puesto a la orden de servicio inclusive poniendo sus vidas en riesgo como mencioné anteriormente. Mi esposo y yo hemos tenido la experiencia de tener hijos y nietas que tuvieron el Covid-19. La verdad es que nos preocupamos por ellos, pero estuvimos orando y confiando en el SEÑOR. Gracias a Dios que ellos salieron victoriosos y están bien. Así que sigamos orando los unos por los otros y mantengámonos firmes en el SEÑOR. Animémonos unos a otros y no desmayemos.

Hermana Zobeida Brito

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Reina Valera 1960.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .