Útil para enseñar

ÚTIL PARA ENSEÑAR Por Daniel Brito (2 Timoteo 3:16) «Toda Escritura es inspirada por[f] Dios y[g] útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia[h], 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto[i], equipado para t┌oda buena obra.» Analizando el Texto Sagrado, podemos notar que comienza diciendo que es ÚTIL para ENSEÑAR. O sea, eso quiere decir que la Escritura es una fuente positiva de Doctrina Cristiana. El apóstol Pablo menciona «enseñar» QUINCE veces en las Epístolas Pastorales, mientras que en el resto del Nuevo Testamento ocurre solamente SEIS veces.i Noten la importancia de ENSEÑAR en … Continúa leyendo Útil para enseñar

La teología del yo, yo, yo ¿De dónde ha surgido nuestra fascinación con la superación personal?

La teología del yo, yo, yo ¿De dónde ha surgido nuestra fascinación con la superación personal? AUTOR: Will Graham La gran meta del cristianismo es la de dar toda la gloria a Dios (1 Corintios 10:31). Él nos creó con el aliento de su boca y nos redimió por la sangre de su Hijo. ¿Cómo no vamos a darle la gloria? Por esta razón la quinta sola de la Reforma protestante es: Soli Deo gloria, es decir, a Dios únicamente sea la gloria. Pero si la gloria de Dios es el fin del cristianismo y del protestantismo, ¿por qué predominan … Continúa leyendo La teología del yo, yo, yo ¿De dónde ha surgido nuestra fascinación con la superación personal?

¿Es la muerte un estado de absoluta inconsciencia?

¿Es la muerte un estado de absoluta inconsciencia?

Por Pablo Santomauro

Pregunta:

 

La iglesia donde me congrego enseña que entre la muerte y la resurrección no somos conscientes de nada. Dicen que pasajes como Salmos 6:5; 88:10,11; 115:15; Ec. 9:5,10, etc. muestran claramente que los muertos están en un estado de insconsciencia donde no son capaces de saber, hacer o decir nada. ¿Cuál es su opinión? Gracias.

 

Respuesta:

Para beneficio de los que lean mi respuesta, aclaro que la pregunta arriba está relacionada con la doctrina del Sueño del Alma. Esta doctrina enseña que los hombres, salvos y no salvos por igual, luego de su muerte duermen hasta el día de la resurrrección cuando recuperarán el conocimiento. En el plano humorístico se le puede llamar la doctrina de la “popología”; el momento de la muerte lo podemos representar con la onomatopeya ¡pop! y la persona desaparece. En la resurrección otra vez ¡pop! y la persona reaparece.

Este tipo de doctrina se caracteriza po estar sustentada en una hermenéutica defectuosa cuyo error consiste en depender únicamente de textos del Antiguo Testamento y despreciar la claridad del Nuevo Testamento. Sus proponentes prefieren basarse en una docena de pasajes que dicen que los muertos no participan de los gozos y las actividades de esta vida, de lo que deducen que esto prueba la doctrina del sueño del alma. Continúa leyendo “¿Es la muerte un estado de absoluta inconsciencia?”

Catolicismo: Esa Obscura Obsesión por María

Catolicismo:
Esa Obscura Obsesión por María

por Pablo Santomauro

¿Recuerda el lector la película “La Pasión”, de Mel Gibson? El propio Gibson expresó que para él fue una sorpresa el entusiasmo con que los evangélicos abrazaron su película, a pesar de su marcado sesgo Mariano (1). Aunque muchos evangélicos no estén de acuerdo, me atrevo a decir que para el ojo entrenado no fue ningún secreto que el film exaltara por demás el rol de María, algo que los católicos no pueden dejar de hacer por traerlo injertado en su teología. La persona que conoce la doctrina católica no pudo evitar luego de ver el film, la impresión de que teológicamente María “se robó la película”. Cristo, por supuesto, se llevó las lágrimas, las emociones, y el “impacto”, al decir de algunos, que por lo general se evaporaron con el rocío de la mañana siguiente.

El magnetismo de la “madre del galileo”, como un soldado la llama durante el film, se manifiesta en el embelezamiento de otro soldado al ver a María durante la escena del Via Crucis. La cámara se detiene por varios segundos en el rostro hipnotizado del soldado mientras observa a María, totalmente absorto, ajeno a todo lo que ocurre alrededor suyo y desatendiendo sus tareas como parte de la escolta que acompaña la cruz. Este mismo soldado es el que estando de guardia frente a la cruz, cuando ve a María y a Juan acercarse, se hace a un lado para dejarlos pasar. La forma robotizada en que lo hace da a entender, desde el punto de vista artístico, que él no puede resistir la presencia de María, o que al menos experimenta una devoción por ella en estado embrionario. Continúa leyendo “Catolicismo: Esa Obscura Obsesión por María”