La teología del yo, yo, yo ¿De dónde ha surgido nuestra fascinación con la superación personal?

La teología del yo, yo, yo ¿De dónde ha surgido nuestra fascinación con la superación personal?

AUTOR: Will Graham57dc072bcf073_willselfie630

La gran meta del cristianismo es la de dar toda la gloria a Dios (1 Corintios 10:31). Él nos creó con el aliento de su boca y nos redimió por la sangre de su Hijo. ¿Cómo no vamos a darle la gloria? Por esta razón la quinta sola de la Reforma protestante es: Soli Deo gloria, es decir, a Dios únicamente sea la gloria. Pero si la gloria de Dios es el fin del cristianismo y del protestantismo, ¿por qué predominan libros, sermones, conferencias, canciones y oraciones en círculos religiosos donde el enfoque es enteramente antropocéntrico? Es como si el ser humano se hubiese convertido en la gran estrella de la fe evangélica. En cualquier librería cristiana uno se topa con tomos dedicados a ‘Cómo ser un mejor tú’, ‘Superación personal’, ‘Tu identidad sí importa’, ‘Se trata de ti, ti, ti’ y la lista sigue. ¿Por qué? ¿Cuáles son las raíces de este hombrecentrismo? ¿Qué ha pasado con la doctrina tan consoladora de la soberanía de Dios? Espero contestar estas preguntas en mi artículo de hoy a través de tres olas de pensamiento ejemplificadas en un filósofo, un teólogo y un predicador.  Seguir leyendo →

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s