Cómo la teología gay manipula el libro de Levítico

Cómo la teología gay manipula el libro de Levítico

AUTOR: Will Graham

Como recién convertido, me costó la mismísima vida entender el libro de Levítico. Era como intentar descifrar jeroglíficos egipcios. ¡Madre mía! Fue tan diferente a Génesis y Éxodo. Conforme iban pasando los años, pensé: “Tengo que hacer algo al respecto”. Así que entre 2010 y 2011 mientras servía en la preciosa iglesia Centro cristiano (Castellón), me dediqué a estudiar el libro a fondo. ¡Sí, señor! ¡Un año entero con un solo libro de la Biblia! (Como soy tontito, tardo en asimilar bien las cosas). Estudié el libro tan a fondo que decidí escribir mi propio comentario sobre Levítico, el cual tengo archivado en mi biblioteca personal. Vamos, algunos se quedan contentos con millones en el banco; otros con fama internacional; yo, con entender el libro de Levítico. Los pelirrojos somos así de raros…

A lo largo de aquel año empecé a cultivar un amor por el mensaje de Levítico y es precisamente esta pasión la que me ha hecho saltar en estos últimos años. He saltado una y otra vez porque hay una nueva corriente teológica dándose a conocer en España que está machacado el libro de Levítico de una forma brutal. Me refiero, claro está, a la teología Queer (gay/ homosexual).

Hoy, todo lo que quiero hacer es enfrentar cinco argumentos que la comunidad gay emplea para derribar las enseñanzas anti-homosexuales de mi querido libro.

Espero que os sea de ayuda…

1.- ¡No puedes interpretar el libro de Levítico literalmente!

El primer argumento es que no hay que entender los pasajes anti-homosexuales de Levítico literalmente. ¿De qué pasajes estamos hablando? Por un lado Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Y por el otro, Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron”.

El problema con este punto de vista es que Levítico es un libro de legislación judía. No es literatura poética ni apocalíptica. El libro se escribió para ser entendido literalmente. Cuando Dios tacha la homosexualidad de “abominación”, no está hablando alegórica ni simbólicamente. Leer un libro literal de forma literal no significa que el lector sea fundamentalista. Significa que es una persona intelectualmente honesta.

Por cierto, ¿cómo es que nadie tiene ningún problema con la literalidad del resto del libro de Levítico? ¿Por qué son precisamente estos dos capítulos (el 18 y el 20) que no hay que interpretar de forma literal?

Se tratan, pienso yo, de auténticas “acrobacias exegéticas”. No dejo de alucinar con las interpretaciones alejandrinas ofrecidas por la teología gay. ¡En serio, estos escritores merecen un premio o algo! Son una señal indubitable de que el don de la creatividad sigue con nosotros en el siglo XXI.

De todas maneras, ¿cómo se sentirían estos teólogos si nadie los leyese de forma literal? Acaso no se enfadarían diciendo: “¿Por qué siempre malinterpretáis todo lo que os digo?” Creo que el Señor tendría algo parecido que decir a la teología Queer hoy en día.

2.- Tienes que entender el contexto socio-histórico del libro.

El segundo argumento es que no podemos citar el libro de Levítico sin saber algo de su contexto socio-histórico. Aquí estoy en total acuerdo con la teología gay. De eso no hay duda. No obstante, creo que se trata de un argumento que perjudica la postura homosexual.

La idea común es que el libro de Levítico condenó la homosexualidad porque en aquel entonces todos eran heterosexuales (no como nosotros en la Europa actual) y por lo tanto, estaban en contra de la homosexualidad. Pero si leemos bien el contexto de estos mandatos divinos en Levítico 18 y 20, veremos que el Señor mandó lo que mandó para que los hebreos fuesen en contra de las prácticas homosexuales que prevalecían en las culturas vecinas (como en Egipto y Canaán). A la luz de semejante perversión sexual en las naciones paganas, Dios llamó su pueblo a la santidad. En estos capítulos el Todopoderoso no está dirigiéndose exclusivamente a los levitas; sino a todos los hebreos.

En fin, el Señor estaba bien consciente de la homosexualidad mucho antes del siglo XXI y habló muy claro al respecto. ¿Por qué tendría que cambiar de parecer en nuestra generación? ¿En qué fecha de la historia decidió Dios aceptar la homosexualidad?

3.- Sólo Levítico condena la homosexualidad.

Otro malentendido con el cual me he topado ha sido el siguiente: “Sólo el libro de Levítico condena la homosexualidad”. Evidentemente es un argumento que apenas necesita ser refutado. Hay muchos otros pasajes bíblicos que condenan la homosexualidad tanto en el Antiguo como el Nuevo Pacto.

Pero aquí está el quid de la cuestión. Aun si no tuviéramos ningún texto bíblico denunciando la homosexualidad en términos explícitos; la Biblia seguiría siendo un libro heterosexual. Las Escrituras fueron escritas en el contexto de una cosmovisión judía, la cual profesó fe en el Creador que había colocado a un varón junto con una mujer en el Edén. El judaísmo presupone la heterosexualidad. Toda la Biblia, pues, promueve el matrimonio heterosexual independientemente de los versículos aislados que condenan la fornicación, el adulterio y la homosexualidad.

Hay que entender a Jesús contra este telón de fondo también. Si Jesús hubiera estado a favor de la homosexualidad, en algún lugar lo habría dicho. Pero el amado Salvador sí dijo: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los creó?” (Mateo 19:4).

Así que Levítico no es el único libro que censura la homosexualidad; toda la Biblia lo hace. Y no lo hace por ser anti-gay sino que lo hace porque es pro-Dios, pro-Edén, pro-heterosexual. Hasta el rey de los teólogos liberales contemporáneos, el obispo episcopal pro-gay John Shelby Spong, ha confesado abiertamente que la Biblia es un libro anti-gay. No es por nada que hace dos meses el periodista homosexual Frank Bruni (New York Times) pidió que se volviese a escribir la Biblia.

4.- ¡Pero tú comes marisco!

Otro argumento es la típica respuesta gay cuando alguien cita el libro de Levítico: “No puedes decirme que la homosexualidad es pecaminosa si sigues zampando marisco”. De nuevo, tal comentario –entre otras cosas- presupone que Levítico sea el único lugar de la Biblia donde se condena la homosexualidad.

Esta fue la respuesta que dio la cantante evangélica Vicky Beeching cuando le preguntaron en Sky News sobre cómo poder reconciliar lo que decía la Biblia con su estilo de vida lesbiana: “En Levítico dice que los hombres no deben echarse con varones. Pero también dice que no hay que comer marisco ni ponerse ropa hecha con telas de materiales mezclados […] Hay que entender todo en su contexto”.

Tristemente Beeching no ha aprendido a distinguir entre la ley teocrática de Israel (la cual fue temporal) y la ley moral (la cual es eterna y vigente). Dentro de la ley teocrática está todo lo relacionado con la ley ceremonial. Hoy día, por ejemplo, ¿quién sigue sacrificando animales por sus pecados? ¡Nadie! La ley ceremonial fue abolida en Cristo. No obstante, la ley moral sigue en pie.

Cuando leemos de leyes sobre barbas, marisco, cerdo y ropa hemos de recordar que Dios estaba hablando al pueblo étnico de Israel; no a la Iglesia del Señor de nuestro siglo. Pero cuando leemos los textos que apelan a la ética universal –la condena del incesto, por ejemplo- dichos textos sí siguen vigentes. Aunque el Nuevo Testamento no diga absolutamente nada sobre el incesto, no quiere decir que ahora sea algo bueno y agradable ante los ojos de Dios. Sigue siendo una abominación moral.

Otra cosa que hay que tener en mente es que Dios nunca castigó a las naciones vecinas por comer marisco ni cerdo. Pero sí los condenó por su corrupción sexual. “En ninguna de estas cosas [sexuales] os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores” (Levítico 18:24-25). Comer marisco es una cosa; entregarse al pecado homosexual es otra.

5.- Eres un homófobo fundamentalista

El último argumento es un poco más personal (pero nos pasará a todos). Cuando hablo sobre el contenido de Levítico con alguien pro-gay, en un 90-95% de los casos esa persona siempre acaba el diálogo insultándome. En vez llamarlo un argumento, sería más correcto etiquetarlo como una acusación. Me refiero a la típica frase que he oído cien mil veces: “Eres un homófobo fundamentalista”. ¡Hasta alguien me dijo recientemente que va a orar para que mis hijos salgan homosexuales!

En el mundo filosófico llamamos semejantes argumentos ad hominem. Es un argumento que se usa contra la integridad o el carácter de la persona con la cual se está dialogando con el fin de derribar su postura. Por ejemplo, digamos que un político afirma que existe la ley de la gravedad. Pero hay otro plenamente convencido de que no hay tal ley. Puesto que éste no sabe cómo ganar el debate, empieza a atacar el carácter del político para dar la sensación de que ha ganado el argumento. “Eres un mentiroso y corrupto con millones escondidos en tu cuenta privada en Suiza”. En realidad no ha ganado el argumento a nivel lógico porque la gravedad sigue existiendo, pero a nivel popular, tales tácticas funcionan de maravilla.

Lo mismo sucede con la cuestión gay. Por muy sinvergüenza, feo, maloliente y manipulador que yo sea, no va a cambiar lo que dice la Biblia para nada. Esto hay que tenerlo bien claro. Fijaos, no escribo ni hablo sobre la homosexualidad por gusto personal. Lo hago porque está en la Biblia, es la Palabra de Dios y no puedo soportar que ciertas personas tomen el nombre del Dios de la Biblia en vano para bendecir algo que Dios ha condenado.

Es por esta razón que puedo profetizaros a todos ahora mismo (seáis cesacionistas o continuacionistas), sabiendo a ciencia cierta que mi profecía se cumplirá al pie de la letra en no muchos días. Mi profecía es: que me van a tachar de todo por escribir este artículo. Ya veréis la falta de crítica constructiva y una avalancha de insultos, palabrotas, acusaciones y amenazas. Es lo que hay. Pero no dejan de ser ataques ad hominem.

El tema que tenemos que estudiar en España no es cómo tratar a los gays. Todos estamos de acuerdo en que hay que amarlos, orar con ellos, sufrir con ellos y tener compasión de ellos. Esto está clarísimo. Pero ésta no es la pregunta. La pregunta es: ¿agrada la homosexualidad a Dios o no? No es una pregunta de metodología, sino de contenido. Y mientras esta línea se quede oscurecida, los típicos insultos de siempre se van a lanzar.

¿Qué hacemos, pues, cuando nos insultan llamándonos homófobos fundamentalistas? Bueno, podríamos responder diciendo que nuestros enemigos son bibliófobos fundamentalistas, Levíticófobos fundamentalistas o santidadófobos fundamentalistas o, en amor, podríamos callarnos la boca y sufrir en silencio.

Conclusión

Con todo lo antedicho, si alguien no está dispuesto a reconocer que Dios condena la homosexualidad en el libro de Levítico (o en la Biblia entera), habría que hacerle la siguiente pregunta (y con ella os dejo hasta la semana que viene):

Si Dios estuviese en contra de la homosexualidad, ¿qué tendría que decir textualmente para convencerte de que lo está?

TOMADO DE: PROTESTANTE DIGITAL

footer_menuIc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s