Un sólo DIOS, un sólo SEÑOR

Un sólo DIOS, un sólo SEÑOR

Por Daniel Brito

Efesios 4:1-6 «Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos.»

En el Imperio Romano la creencia en muchos dioses era la regla, ya que los paganos no solamente adoraban a los falsos dioses de su área local, sino que también a cualquier otro falso dios de otro lugar.

También se adoraba al emperador Romano como un dios. De ahí que el «César», era conocido como «Señor», un título de divinidad.

Por esa razón los primeros Cristianos sufrieron persecución, ya que ellos rehusaban llamar «Señor» como título de divinidad al Emperador Romano u otra persona.

Frank Thielman cita a Plutarco quien probablemente estaba escribiendo a fines del primer siglo, y dedicó un tratado a «El terror de los dioses». Plutarco comenta que los que temen a los dioses realizan una amplia variedad de ritos mágicos estrafalarios debido a su preocupación de que, a menos que sean manipulados para actuar de otra manera, los dioses les harán daño.i

Sin embargo, la Biblia nos enseña que hay UN SOLO DIOS, y nuestro Texto nos muestra las TRES PERSONAS EN EL SER DE DIOS: ESPÍRITU SANTO, SEÑOR JESÚS y DIOS PADRE.

El ÚNICO Y VERDADERO DIOS no actúa como los falsos dioses, sino que ha mostrado SU AMOR hacia la humanidad, al enviar a Su Hijo Unigénito a dar Su Vida por los pecadores. Romanos 5:8 dice:

«Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.»

Así que cuando nuestro Texto dice: «un solo Señor», es porque se está refiriendo al SEÑOR JESÚS.

La IGLESIA no reconoce «otro señorío» que el del SEÑOR JESÚS como cabeza del CUERPO DE CRISTO, y Su SEÑORÍO sobre los creyentes provee la UNIDAD del CUERPO DE CRISTO. Es más, no hay OTRO NOMBRE dado a los hombres en el cual uno pueda ser salvo, solamente en el NOMBRE de JESÚS (Hechos 4:12).

Que DIOS les bendiga.

 

i Frank Thielman, Teología del Nuevo Testamento, p. 441, Editorial VIDA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s