¡YA NADA ME TOMA POR SORPRESA!

¡YA NADA ME TOMA POR SORPRESA!

Autor: Sergio A. Perelli

El Lunes 7 de Febrero, 2011; Heather Sells una reportera de CBN compartió la noticia siguiente: “Iglesias Cristianas Prestan Edificios A Musulmanes”.

“Dos congregaciones decidieron permitir que en sus edificios se realicen ceremonias religiosas islámicas…Eso ocurrió en Alejandría Virginia cuando un centro islámico decidió construir su mezquita. Mientras tanto, pidieron a la Iglesia Metodista si podrían usar su edificio para la oración de los viernes.

Diane Bechtol miembro del nuevo comité de diálogo con los musulmanes, no cree que compartir el edificio comprometa su fe: ‘Siento que estamos encarnando el Cristianismo siendo hospedadores. Jesús nos llamó a hospedar al extranjero, alimentar al pobre y ayudar al enfermo, y esto es hacer todo eso’.

En Tennesse la Iglesia Heartsong recibió una solicitud similar. El pastor Steve Stone dijo que prestar su edificio a vecinos musulmanes es una buena forma de compartir el evangelio: ‘Nuestros hermanos y hermanas musulmanes saben que somos seguidores de Jesús. Saben que no estamos intercambiando nuestras propias creencias. Claramente somos seguidores de Jesús y ellos lo saben’

Este artículo no lleva el propósito de demostrarle al lector las diferencias entre el Cristianismo y el Islam. Un verdadero discípulo de Jesús y conocedor de la Palabra de Dios debería conocer que el Dios de la Biblia no es el mismo que Alá y que los musulmanes no son “nuestros hermanos y hermanas” como leímos anteriormente de la Señora Bechtol.

Yo no puedo considerar a nadie mi hermano o mi hermana, al menos que haya ocurrido lo siguiente: “Mas a todos lo que LE RECIBIERON, a los que CREEN EN SU NOMBRE, les dio potestad de SER HECHOS HIJOS DE DIOS” (Juan 1:12)

La condición establecida por las Sagradas Escrituras y no por Sergio A. Perelli para que una persona pueda tener el derecho de ser considerado HIJO DE DIOS, es que debe RECIBIR a Jesús como su Salvador y CREER que “en ningún otro hay salvación; porque NO HAY OTRO NOMBRE bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12)

Si un seguidor del Islam acepta de todo corazón a Jesús como “el camino, la verdad y la vida”, entonces se convierte en HIJO DE DIOS, y de esta manera también en “mi hermano”. La persona dejó de ser musulmán y ahora es Cristiano; ya no adora a Alá sino a Jehová, ya no continúa en el camino de Mahoma sino de Jesús quien es el único caminopara llegar “al PADRE”, por las dudas de que alguien se olvidó de cómo termina Juan 14:6.

Es verdad que Jesús enseñó que debemos amar a nuestros enemigos, pero como lo expresó un comentario de la revista Christianity Today reaccionando a la noticia: “No es evidente que este deber de amar al prójimo requiera que proveamos nuestra propiedad a un culto falso”.

Si prestar o alquilar las Iglesias Cristianas a los musulmanes, es “una buena forma de compartir el Evangelio” como lo dijo el pastor Stone, entonces ¿porqué no hacer lo mismo con los budistas, hinduistas, jaimistas, espiritistas, comunistas, sociedades secretas, agrupaciones terroristas, etcétera? ¿Por qué no…si el propósito sublime es para “compartir el Evangelio”?

Unos días antes de que la noticia saliera a la luz, yo compartí con un grupo de estudiantes de la Escuela de Ministerio que los musulmanes ya habían invadido los Estados Unidos de Norteamérica como ya lo han hecho en España, Francia, Inglaterra, Alemania, por mencionar algunos países del Viejo Continente; así que haberme enterado que dos Iglesias Cristianas habían puesto a disposición sus edificios en pro del avance del Islam no me conmocionó en lo absoluto porque ¡YA NADA ME TOMA POR SORPRESA!

La Iglesia de Cristo del mundo contemporáneo sigue su camino seguro hacia la apostasía debido a la ignorancia y comprensión correcta de la Palabra de Dios; y como consecuencia el mandamiento de Pablo escrito en 2 Corintios 6:14-18; 7:1, para una gran mayoría de profesos seguidores del Evangelio ha quedado en el olvido. (Continuará)

Gracia y Paz

Sergio

Amigo de Jesús”


*Este artículo fue publicado en este blog con el permiso del pastor Sergio A. Perelli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.