1 Corintios 15:29: ¿Apoya este versículo la doctrina mormona del bautismo por los muertos?

1 Corintios 15:29: ¿Apoya este versículo la doctrina mormona del bautismo por los muertos?

por Pablo Santomauro 

Los mormones practican el “bautismo por los muertos”. Este es un bautismo vicario, o sea, en sustitución por aquellos que murieron sin conocer el “evangelio” mormón. De esta forma, los que viven pueden bautizarse por sus antepasados que ya han muerto, posibilitando de esa forma la salvación de esas personas (Doctrinas y Convenios 124: 28-36; 128). 

En adición a los pasajes de su propia literatura oficial, los mormones usan un versículo de la Biblia para justificar la práctica. Se trata de 1 Corintios 15:29, donde el apóstol Pablo dice: 

            “De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?” 

Los mormones interpretan este verso como un mandamiento de que los creyentes que están vivos deben ser bautizados en sustitución de los muertos (Talmage, 1982, 149-50). 

Corrigiendo la falsa interpretación de los mormones 

Primero que nada, digamos que el lector moderno de la Biblia no posee una información clara del trasfondo de la práctica mencionada por Pablo. En ese sentido podemos decir que el pasaje carece de claridad para nosotros, pero por cierto los corintios de la época sabían exactamente a lo que Pablo se refería. Por lo anterior, digamos que no es sabio basar ninguna doctrina en este tipo de pasaje. Un principio hermenéutico básico determina que siempre debemos interpretar los pasajes carentes de claridad a la luz de los pasajes claros y definitivos. Los textos claros en la Biblia son enfáticos en cuanto a que el bautismo no salva. Somos salvos por gracia por medio de la fe, no por obras (Ro. 4:5; Ef. 2:8-9; Tit. 3: 5-7). No hay nada que podamos hacer para obtener la salvación de otros; cada persona debe creer por sí misma (Jn. 1:12) – cada uno debe tomar su propia decisión (Mt. 23:37; 2 P. 3:9). 

Respecto a lo que este texto de 1 Corintios 15:29 significa, los eruditos hablan de varias posibilidades: 

1) Puede que Pablo se hubiera referido sarcásticamente a una práctica  que existía entre los corintios, los cuales tenían muchas creencias falsas (ver 1 Co. 5). Si es así, Pablo estaría diciendo: “Si ustedes no creen en la resurrección, ¿entonces por qué practican el bautismo por los muertos? Es obvio que ustedes están contrariando su propia [falsa] creencia”. La inferencia sería que  Pablo encuentra la práctica tan obviamente errónea que no necesita condenarla abiertamente. Apoyando esta posibilidad, se observa que Pablo no dice “¿qué haremos nosotros?” sino: “¿que harán los [otros] que se bautizan por los muertos”. Notemos que en el resto de la epístola, Pablo refleja intimidad con los creyentes de Corinto usando pronombres en primera persona, mientras que en el v. 29 cambia a la tercera persona (¿qué harán [ellos]?). 

2) Otra posibilidad es que Pablo se refirió al hecho de que mediante el bautismo de los nuevos convertidos se iban reemplazando los rangos de creyentes que habían muerto. Si este es el caso, Pablo estaría diciendo: “¿Por qué siguen llenando la iglesia con nuevos creyentes bautizados, los cuales reemplazan a los que han muerto, si uds. no creen realmente que hay esperanza después de la muerte?” 

3) También pudiera ser que Pablo les estaba recordando a sus lectores que el bautismo simboliza la muerte del creyente junto con Cristo (Ro. 6:3-5). La palabra griega “por” (eis) puede significar “en vista de”, “con motivo de”, o “teniendo en cuenta que”. En este último caso, Pablo estaría preguntando: “¿Pero por qué ustedes se bautizan en vista de  vuestra muerte y resurrección junto con Cristo, si no creen en la resurrección?” 

Cualquiera sea la interpretación correcta, no hay razón alguna para creer que Pablo está aquí contradiciendo sus propios escritos, o la Escritura en general. La Biblia no deja dudas en cuanto que cada persona debe escoger o rechazar el don de la salvación por sí misma. Pablo de ninguna manera urgió a sus oyentes a practicar el principio, ni tampoco lo ordenó. El apóstol meramente usó el caso como una ilustración. No hay, además, mención ninguna del bautismo por los muertos en la Biblia, ni antes ni después de que Pablo lo hiciera en 1 Corintios 15:29. Cristo no lo menciona, ni ninguno de los apóstoles tampoco. <> 

*Este artículo ha sido publicado en este blog con el permiso del apologista Pablo Santomauro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s