LOS TESTIGOS DE JEHOVA Y LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD —- Primera Parte

LOS TESTIGOS DE JEHOVA Y LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD —-

Primera Parte

por Pablo Santomauro

La doctrina de la Trinidad junto con la doctrina de la Deidad de Cristo, son los

enseñanzas más atacadas entre todas las doctrinas esenciales del cristianismo

tradicional.

Lamentablemente, tenemos que reconocer que la gran mayoría de los cristianos,

a pesar de no tener ninguna duda acerca de la verdad de la doctrina, no están

en condiciones de explicarla, y mucho menos defenderla contra los sectarios

que conocen muy bien su libreto. En realidad, el cristiano promedio es un

pigmeo doctrinal comparado con ellos.

También tenemos que admitir que puede llegar a ser frustrante para los

cristianos que están preparados, el querer presentar una defensa de la doctrina

frente a un sectario, que trae textos aprendidos de memoria, buena preparación,

que ha hecho la tarea, y sumado a esto trae consigo el ánimo combativo que es

típico del hombre natural que no conoce a Cristo.

Es realmente desalentador, ¿cómo le respondemos a un individuo que pregunta:

¿Si Jesucristo es Dios, porque dice que el Padre es mayor que él? —- O, ¿Si

Jesucristo es distinto al Padre por qué dijo el Padre y yo uno somos? Lleva dos

segundos hacer una pregunta como ésta, pero nos toma a nosotros de cinco a

diez minutos responder coherentemente (si estamos preparados). Y luego que

uds. contestan la pregunta de forma que ellos no tienen más nada que decir, le

salen con otra pregunta. No han estado atendiendo. No tienen interés por

escuchar lo que uds. están diciendo, ni respeto por las creencias de ustedes.

¿Por qué? Porque ya traen con ellos una agenda, un plan en mente y están

dispuestos a sacarlo adelante.

Este es el gran desafío para los cristianos que desean dar respuestas. Las

respuestas las tenemos, el desafío es cómo poder atravesar la costra de

incredulidad que envuelve al sectario, en este caso, al Testigo de Jehová en

particular.

DOCTRINA DE LA TRINIDAD, DEFINIDA Y BREVEMENTE EXPLICADA

La doctrina de la Trinidad es simple:

Dentro de la unidad de un único Dios existen tres personas, el Padre, el

Hijo y el Espíritu Santo. Los tres comparten los mismos atributos y la

misma naturaleza, por lo tanto estos tres constituyen el único Dios.

Analicemos la proposición anterior. Los tres planos de la Trinidad son:

1. Hay un solo Dios. Los trinitarios estamos completamente de acuerdo, y la

Biblia es muy clara en enseñar que hay solamente un Dios. (Deut. 4:35,

39; 6:4; 32:39; Isa. 43:10-11; 44:6, 8, 24; 45:5-6; 46:9).

2. Dentro del ser de ese Dios, existen tres distintas personas, El Padre, el

Hijo y el Espíritu Santo.

Podemos ver en la Biblia que las tres personas interactúan recíprocamente.

El Padre envió al Hijo: Juan 3:16-17; Gálatas 4:4;1 Juan 4:9-10, 14

El Padre y el Hijo se aman el uno al otro: Juan 3:35; 5:20; 14:31; 15:9; etc.

El Padre habla al Hijo y el Hijo habla al Padre: Juan 11:41-42; 12:28; 17-1-26;

etc.

Jesús envió al Espíritu Santo: Juan 15:26

El Espíritu Santo busca glorificar (revelar) a Jesús: Juan 16:13-14

En el bautismo de Jesús, el Espíritu Santo descendió sobre el Hijo (Jesús), y

el Padre dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. Mateo

3:16-17; cf.17:4-5; 2 Pe. 1:17-18

3. Las tres personas son identificadas como Dios, en otras palabras, “Los

tres comparten la misma naturaleza . . .”

El Padre es identificado como Dios (1 Cor. 8:6; Gál. 1:1, etc.).

El Hijo es identificado como Dios (Jn. 1:1; Col. 2:9, etc.)

El Espíritu Santo es identificado como Dios (Hch. 5:3-4).

Pero la Biblia dice que solamente hay un Dios. Entonces, la única conclusión

lógica es que “estos tres son el único Dios”.

Esta es básicamente la doctrina de la Trinidad.

LO QUE DICEN LOS TESTIGOS DE JEHOVA CON RESPECTO A LA

TRINIDAD

Los argumentos históricos y filosóficos contra la Trinidad son siempre los

mismos, no importa de donde vengan. Están barnizados con un toque seudoacadémico,

es decir, para la mente intelectualmente no entrenada pueden parecer consistentes e irrebatibles, o tener sentido. Cuando los vemos a la luz de la razón y las evidencias, resultan que son débiles, faltos de lógica, y en gran medida deshonestos.

No es secreto para nadie que los Testigos de Jehová son líderes absolutos en lo que tiene que ver con denigrar la doctrina de la Trinidad. Muchos siguen sus argumentos y los usan. Algunos de estos argumentos tienen su origen en la teología del liberalismo cristiano forjado en el siglo diecinueve por los racionalistas alemanes —- los Testigos de Jehová no tienen problema ninguno

en pedir prestados estos argumentos y usarlos. Otros de sus argumentos los podemos trazar hasta el cuarto siglo, cuando un teólogo llamado Arrio de Alejandría, en el norte de Africa (presbítero de Alejandría — 260 to 336 dC), comenzó a enseñar que Jesucristo era un ser creado, poderoso pero no tan poderoso como el Padre, inferior a Dios. Este hombre entrenó una serie de discípulos que se hicieron expertos en el arte del debate y la controversia — se especializaban en desafiar la fe cristiana, principalmente la Deidad de Cristo y la Trinidad — Los proponentes de esta

teología fueron expulsados de la Iglesia en el Concilio de Nicea (325 dC). Los Testigos de Jehová son los parientes modernos de los arrianos. Hoy en día continúan, con grandes esfuerzos, desafiando la doctrina cristiana. Sus ataques más violentos son contra las mismas doctrinas. En sus intentos por robar a Cristo de su deidad, se burlan de todos los eruditos cristianos modernos como también de los padres de la Iglesia; además, cometen la insolencia de modificar

y tergiversar pasajes bíblicos, como vamos a ver más adelante Entre los que usan los mismos argumentos de los Testigos de Jehová tenemos los unicitarios (la gente de “sólo Jesús”) y nada más ni nada menos que los apologistas de la falsa religión del islam, también usan los argumentos de los testigos. Elijah Mohammed, pionero de la secta islámica “Nation of Islam”, en

América, salía a las calles hace varias décadas, a buscar adeptos para su versión del islam. Golpeaba puertas con la revista Atalaya en la mano para luego promocionar su interpretación del islam.

Los Testigos de Jehová, en su publicación llamada “¿Debería creer usted en la Trinidad?”, publicada en el decenio del ochenta, no tienen ningún empacho en decir que Satanás es el originador de la doctrina, y que los líderes cristianos la usan para tener a la gente bajo su poder. En la misma página, vuelven a repetir el mantra que han musitado por años, que las organizaciones y las iglesias cristianas son apóstatas (p. 31).

Jesucristo

Según la organización Watchtower, el único Dios verdadero es Jehová, el Padre. Jesucristo es un ser creado, la primera y gran creación de Dios (el arcángel Miguel, en primera instancia).

Leemos de una de sus publicaciones: “Jesús, fue llamado el Hijo Unigénito de Dios porque Jehová lo creó directamente, sin ningún intermediario. Posteriormente Dios utilizó a Jesús para

crear todas las demás cosas — La Palabra tiene que haber sido el amado obrero maestro, identificado en Prov. 8: 22-31 como la Sabiduría personificada, que trabajó al lado de Jehová en la creación de todas las cosas —- La segunda etapa de la vida de Jesús transcurrió aquí en la Tierra. El aceptó de buen grado que Dios transfiriera su vida del cielo a la matriz de una devota virgen judía llamada María” — “El conocimiento que lleva a la vida eterna”, pp. 39,40.

Esto no fue una encarnación. Este ser creado, criatura espiritual poderosa, Miguel, llamado Hijo de Dios, llamado la Palabra, en el momento de la concepción de Jesús en el vientre de María, dejó de existir, y una persona humana fue creada por Jehová, con las memorias de la criatura espiritual. En otras palabras, Jesús, aquí en la tierra fue solamente un hombre, exactamente

igual a Adán antes del pecado original, pero que conservó las memorias del arcángel Miguel. De una cosa podemos estar seguros, Jesús no es Dios. Ahora, yo quiero que ustedes entiendan las implicaciones de lo que dicen los testigos —- y la más importante es que el Jehová Dios de los testigos es un Jehová diferente al Padre de la Biblia.

El Padre, el Jehová de los testigos, un falso dios.

Los testigos tienen un Jehová diferente. Al negar la eternidad del Hijo, por deducción lógica, necesariamente niegan la eternidad de Dios como Padre. El Dios de los testigos no es el mismo Dios de la Biblia, es un falso Dios. Les digo esto porque muchos cristianos tienen la falsa noción de que los cristianos adoramos al mismo Jehová. Dios Padre nunca existió o estuvo solo en la eternidad pasada, porque siempre tuvo una eterna comunión y amor con los otros miembros de la Trinidad, por toda la eternidad. Esto es radicamente opuesto a los que dicen los testigos, o sea que Dios estuvo eternamente solo sin nadie con quien relacionarse. Es por ello que hablan de que Dios creó a los ángeles y a los humanos porque se sentía solo y tenía necesidad de hablar con alguien, ridículo realmente. En el momento que ustedes dicen eso (y otros lo dicen además de los testigos), están atacando o socavando la doctrina de la autosuficiencia de Dios. Dios no

tuvo nunca, ni tiene necesidad de nada o de nadie (Hechos 17:25). Por lo tanto, la Creación no fue un acto provocado por necesidad alguna, sino un acto de Su libre voluntad.

El “espíritu santo” de los testigos.

¿Quién, o mejor dicho, qué es el Espíritu Santo, según los Testigos de Jehová? Vamos a dejar que ellos mismos contesten con su propia literatura: “ ….. [el “espíritu santo”] es una fuerza controlada que Jehová Dios usa para llevar a cabo diversos propósitos. Hasta cierto grado puede compararse con la electricidad, una fuerza que puede enplearse para una gran variedad de

funciones.” ¿Debería creer usted en la Trinidad? p. 20. En la misma página, el Espíritu Santo es llamado “la fuerza activa de Dios”. Claramente, los Testigos niegan la personalidad del Espíritu Santo, así como su deidad, o sea, que es una de las personas de la Trinidad.

FALACIAS TIPICAS QUE LOS TESTIGOS DE JEHOVA COMETEN CUANDO

ATACAN LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD

Por limitaciones de espacio no podremos cubrir la variada gama de argumentos

que los Testigos de Jehová presentan contra la doctrina de la Trinidad. Trataremos de darles a ustedes una visión general de cómo refutar estos argumentos. La experiencia nos enseña que la mayoría de ellos fueron formulados por gente que nunca estudió lógica, filosofía, hebreo, griego,

hermenéutica, historia o lingüística. La mayoría de estos argumentos son erróneos simplemente desde el punto de vista lógico. He aquí un resumen de las falacias cometidas por los testigos:

1. Razonamiento Circular: Si alguien comienza con la presuposición de que la Trinidad no es verdad, y luego procede a concluir que la Trinidad no es verdad, lo que sucedió es que en la premisa aceptó como verdad lo que en principio trató de probar en la conclusión.

Por ejemplo, cuando alguien le señala a un testigo pasajes escritos por los padres apostólicos donde la Trinidad es claramente expresada, el testigo de Jehová automáticamente piensa que lo que le están mostrando no es verdad porque la Trinidad no fue inventada hasta siglos más tarde

(eso le enseñó la Watchtower). La reacción condicionada es ignorar la evidencia y argumentar en círculos: “Como la iglesia primitiva no enseñó la Trinidad, es imposible que existan

referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva”. “No existen referencias sobre la Trinidad en la iglesia primitiva, por lo tanto la iglesia primitiva no creía en la Trinidad”.

Lo cierto es que sí existe un gran número de citas de los padres apostólicos en referencia a la Trinidad. El razonamiento circular de los testigos es equivalente a la negación de la evidencia.

2. Falacias Categóricas: Siempre que escuchen preguntas u objeciones por este estilo:

  • ¿Si Jesús era Dios, quién sostuvo el universo por tres días cuando él estuvo muerto?

  • ¿Si Dios no puede ser tentado, por qué Jesús fue tentado?

  • ¿Si Jesús era Dios, a quién le oraba?”

  • ¿Como puede Jesús ser Dios si no sabía cuando volvería?

  • ¿Cómo puede ser Jesús tenía fe en Dios si él era Dios?

  • ¿Si Jesús es Dios, como pudo morir?” Todas estas interrogantes surgen de 1) la falla de no saber distinguir entre lo que se conoce en teología como el aspecto ontológico de la Trinidad y el aspecto económico o funcional de la Trinidad; 2) la falla de no distinguir las dos naturalezas de Cristo; 3) la falla de no distinguir las tres personas dentro de la Trinidad.

Estas fallas expresadas en preguntas se conocen con el nombre de “falacias de categoría”. En lógica se les conoce también como “preguntas sin sentido”. He aquí la definición y diferencia entre la Trinidad ontológica y la Trinidad económica:

  • Trinidad Ontológica (onto: ser; logos: el estudio de): También se le ha llamado la Trinidad “trascendente”. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son considerados como UNO en naturaleza, esencia o ser. Son co-iguales, co-omni, co-gloriosos, etc.

  • Trinidad funcional o estructural: Describe al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo funcionando juntos para lograr un objetivo tal como la Creación, la Providencia o la Salvación. Cuando hablamos de la Trinidad “soteriológica”, por ejemplo, estamos hablando de las tres personas actuando o funcionando juntas como UNA para traer salvación a los pecadores. También se le conoce como la Trinidad “inmanente”. Cuando la Trinidad está obrando para lograr algo, las tres personas dividen sus roles y responsabilidades. Aquí es donde entra la subordinación. El Hijo y el Espíritu se subordinan al Padre cuando funcionan juntos para traer salvación. El Padre es el que envía y el Hijo y el Espíritu son los enviados a hacer Su voluntad en la tierra. Subordinación en el contexto estructural de la Trinidad, no presenta ningún problema para los trinitarios. El Padre es mayor que el Hijo en virtud de su rol de Enviador, mientras que Jesucristo es el Enviado. Que el Padre sea mayor en rango no implica lógicamente que sea mejor en naturaleza.

3. Argumento del “strawman” (el monigote de paja): ¿Por qué los Testigos de Jehová siguen hasta el día de hoy definiendo la Trinidad como la existencia de “tres dioses”? Porque es más fácil derribar un hombre hecho de paja. Los cristianos no creemos en tres dioses, sino en uno en cuyo ser existen tres personas. Los testigos cometen la falacia del “strawman” cuando

atacan un concepto erróneo de lo que creemos. Esta es la razón por la que siguen diciendo con referencia a Juan 1:1: “Si alguien está con una persona, no puede al mismo tiempo ser esa misma

persona”. Con esto piensan ridículamente que refutan el concepto de que Jesús es Dios. ¿Acaso los trinitarios sostenemos que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, son una persona? ¿Acaso los trinitarios interpretamos que Juan 1:1 significa que Jesús y el Padre son “una” persona? ¡Por supuesto que no! Entonces, ¿por qué la Watchtower desperdicia su tiempo y el tiempo de todos nosotros probando que hay un solo Dios (algo que los trinitarios sostenemos) y refutando la idea de que dos personas no pueden ser una persona (algo que los trinitarios también creemos)?

Respuesta: Porque es más fácil derrumbar un “strawman” de su propia imaginación que tratar honestamente con los argumentos trinitarios. Otra razón: Todo esa palabrería sirve para mantener en la ignorancia a sus adeptos, los cuales piensan que están en la verdad. También sirve para

confundir a gran número de los cristianos de hoy en día, quienes por lo general hacen gala de una ignorancia olímpica respecto a saber lo que creen y por qué lo creen.

Un ejemplo práctico: Juan 14:28 — “El Padre mayor es que yo”. Permítanme citar un ejemplo donde se cometen las dos últimas falacias mencionadas, la de “categoría” y la del “monigote de paja”. Se trata de Juan 14:28, donde Jesucristo dice, “… porque el Padre mayor es que yo”. El Testigo de Jehová siempre le va a decir: “¿Si Jesucristo es Dios, por

qué dice que el Padre es mayor que él?” La primera falacia que notamos es la de “categoría”. Confunden las dos naturalezas de Cristo (la falacia de categoría se comete cuando se

relacionan dos conceptos totalmente distintos). La segunda es la del “strawman”, mal representan lo doctrina de la Deidad de Cristo o de la Trinidad.

La segunda persona de la Trinidad tomó sobre sí una naturaleza humana, de modo que en su ser encontramos total humanidad y total deidad. Como el Dios-Hombre, dependía del Padre para todas las cosas. Le oraba al Padre, y se sometió a Su voluntad haciéndose obediente hasta la

muerte, y muerte de cruz (Fil. 2:5-7). ¿Es el Padre mayor en rango y poder que usted y que yo? Por supuesto. Entonces Juan 14:20 es una maravillosa prueba de la Encarnación de Jesucristo, lo cual es una doctrina Trinitaria. El pasaje es prueba de que Jesús fue totalmente humano, u “Hombre de hombres”, como dicen algunos.

La Watchtower, ya sea por ignorancia o por engaño, hace creer a la gente que la doctrina de la Trinidad enseña que Jesús era Dios solamente. Acto seguido se dan a la tarea de encontrar pasajes en la Biblia donde Jesús es descrito hablando y actuando como un hombre, y piensan tontamente que han refutado la Trinidad. Una vez más, han construido un hombre de paja que no refleja para nada la doctrina de la Trinidad, y han cometido la falacia categórica al no

reconocer las dos naturalezas de Cristo.

4. Falacia o Argumento de las Presuposición Oculta: Examinemos, por

ejemplo, la pregunta: ¿Quién sostuvo el universo durante los 3 días que Jesús estuvo muerto, si Jesús era Dios? He aquí las falacias: 1. Presuposición de que la Trinidad enseña que Jesús es toda la Deidad. ¿Es esto lo que la Trinidad enseña? No.

2. Presuposición de que “muerte” significa aniquilación o extinción. Esto es la falsa doctrina del sueño del alma.

3. Presuposición de que si Jesús estuvo en estado de no-existencia por tres días, entonces toda la Deidad estuvo en estado de no-existencia por tres días. Y si Dios no existió por tres días. ¿Quién controló el universo durante ese tiempo? Las presuposiciones son erróneas, por lo tanto las conclusiones también son erróneas.

5. Argumentos caducos: Si bien los Testigos de Jehová no incurren en

este tipo de error, conviene que el lector esté preparado en caso de ser

confrontados por otros arrianos. Los Unitarios fueron los que en los siglos

18 y 19 produjeron los argumentos más sofisticadamente académicos

contra la Trinidad. Hoy, los modernos antitrinitarios siguen usando estos

argumentos porque suponen que aun son válidos. Con el surgimiento y el

auge de las ciencias de la arqueología y el análisis crítico, estos

argumentos fueron invalidados. Por ejemplo: aun reclaman que los

primeros judíos no usaban el título “Señor” para Dios. Los

descubrimientos arqueológicos y los manuscritos del Mar Muerto han

demostrado lo contrario.

6. Argumentos de falsa causa: Reclamar que la doctrina de la Trinidad

deriva de fuentes paganas, de la filosofía griega, del emperador

Constantino, etc. Estaremos tratando con estos argumentos más adelante

en este trabajo.

ALGUNOS ARGUMENTOS BASICOS DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

  1. La palabra “Trinidad” no está en la Biblia.

Con este tipo de afirmación expresado en varias de sus publicaciones, la

Watchtower inyecta en sus lectores la idea de que si la palabra no se

encuentra en la Biblia, entonces la idea que la palabra transmite no puede

estar presente. Ya el argumento ha sido refutado con cosas por este

estilo:

Omnisciencia” tampoco está – sin embargo, ningún sectario va a negar

que Dios es omnisciente, porque la Biblia lo afirma con otras palabras, de

modo que no hay ninguna duda. “Teocracia”, que significa “gobierno de

Dios”, es la forma en que Dios gobernó a Israel desde la salida de Egipto

hasta el final de la época de los jueces (450 años aprox.), tampoco está

en la Biblia — Los Testigos de Jehová dicen que ellos forman una

organización teocrática.

Todas estas palabras expresan conceptos claramente definidos a través

de la Biblia aunque las palabras en sí no están plasmadas en la Escritura.

Esto rinde el argumento de los testigos de Jehová a merced de la

ridiculez.

2. Si la Trinidad fue enseñada por Jesús y sus discípulos, hubiera

aparecido totalmente formada (la doctrina) en el primer siglo.

El desafío anterior aparece en la revista Atalaya de noviembre 1, 1991, p.

21. El reto continúa en la misma página, exigiendo que el cristiano les

muestre dónde en el Nuevo Testamento, la doctrina de la Trinidad es

expresada sistemáticamente o definida en su forma final.

La trampa está en demandar o exigir que la doctrina de la Trinidad

aparezca en el Nuevo Testamento totalmente formada. Si no es así,

entonces la doctrina no aparece para nada. Lo que se evita discutir es si

la doctrina puede o no encontrarse en el Nuevo Testamento en la etapa

de su “infancia”.

El objetivo final de argumentos como estos es hacerle pensar al lector

que la Trinidad no está en la Biblia y que fue inventada o creada por la

iglesia católica.

Es la misma falacia cometida por el liberal Alvan Lamson en 1869. Por

supuesto que Lamson, así como los Testigos de Jehová, no tenía el

menor concepto del comienzo y el desarrollo de la doctrina.

El Surgimiento y Desarrollo de la Doctrina

La Teología es el lenguaje vivo de la iglesia. Este se profundiza y se

enriquece con el paso del tiempo. La revelación progresiva encontrada en

la Biblia requirió, naturalmente, una progresión de doctrina en la historia.

La gente de Dios siempre buscó profundizar en lo que Dios ha revelado.

Esto significa que los formulaciones post–bíblicas de la Trinidad deben

ser apreciadas como parte de la progresión histórica de la doctrina que

fue revelada originalmente en el Nuevo Testamento. La formulación de la

doctrina de la Trinidad es la flor que se abrió del capullo que se encuentra

en la Biblia.

Como en todo proceso, tenemos un comienzo y luego el desarrollo. La

Trinidad no fue una doctrina tardía. La Iglesia siempre creyó en la

Trinidad — ¿Por qué lo comenzó a declarar oficialmente en el concilio de

Nicea? Porque hasta ese entonces no fue necesario hacerlo oficial.

Cuando los errores se introducen, los concilios se tienen que reunir para

definir las doctrinas. La persona de Cristo estaba siendo atacada en su

deidad y entonces se convocó el concilio. Si un grupo de teólogos

hubiera atacado la persona de Adán, la Iglesia hubiera respondido con

una doctrina acerca de quién es Adán bíblicamente. La persona de

Jesucristo fue atacada, la iglesia defendió la deidad de Cristo, y por

consiguiente, la doctrina de la Trinidad comenzó a ser definida, bien

sencillo.

Otros atacan la doctrina diciendo que la Trinidad no surgió hasta el

Concilio de Constantinopla, en 381 d.C., otros van más adelante, hasta el

credo de Atanasio. Cometen el fatal error lógico de confundir el origen de

una doctrina con sus formulaciones posteriores. Algunos llegan a

argumentar que la doctrina fue inventada cuando la palabra “Trinidad” se

usó por primera vez. En realidad, hasta demandan que los autores del

Nuevo Testamento tienen que haber usado terminología aun no

desarrollada en sus días. Esto es ridículo. Es ingenuo esperar encontrar

la terminología final de la formulación de la doctrina en las páginas del

Nuevo Testamento.

Al decir que la doctrina de la Trinidad fue creada en cierto punto de la

historia y que no existió hasta ese entonces, los Testigos de Jehová

cometen el argumento del suicidio. Paso a explicarme, para que la

doctrina de la Trinidad fuera definida o formulada y defendida contra

herejes que la atacaban, es obvio que la doctrina ya existía.

¡Los herejes primitivos estaban atacando algo! Estaban, obviamente,

desafiando doctrinas (Trinidad, Deidad de Cristo y Espíritu Santo) que ya

estaban en existencia. En otras palabras, los herejes estaban poniendo

objeciones a algo que la Iglesia ya creía. El hecho de que la Iglesia

defendió la Trinidad al definirla detallada y cuidadosamente a los efectos

de responder a los herejes, y al desarrollar terminología nueva como

parte de la defensa, prueba que la Iglesia creyó en la Trinidad desde el

principio.

3. Como el Concilio de Nicea no declaró que el Espíritu Santo es una

persona o es Dios, es obvio que la Iglesia primitiva no creía que el

Espíritu Santo era una persona o era Dios (o la tercera persona de la

Trinidad).

Este es un argumento basado en el silencio. Partiendo del silencio, todo

lo que se puede probar es el silencio. Reclamar que la iglesia no creía en

la deidad del Espíritu Santo porque no trató con el tema en particular, es

ilógico.

Sin embargo, debemos señalar que el Credo de Nicea luego de expresar

la creencia en el Padre y en el Hijo, continúa diciendo “Creemos en el

Espíritu Santo”. Obviamente, el Espíritu Santo fue afirmado como parte de

las creencias centrales del cristianismo.

Debido a que lo que motivó el llamado al concilio fue la negación de la

Deidad de Cristo, la reunión no trató con el tema del Espíritu Santo. Una

vez que el tema central que convino el concilio fue resuelto, más adelante

en el Concilio de Constantinopla se reafirmó que la Iglesia siempre creyó

y adoró al Espíritu Santo como la tercera Persona de la Santa Trinidad.

4. La doctrina de la Trinidad es de origen pagano.

En los últimos 200 a 300 años los antitrinitarios, al unísono, han

argumentado que la Trinidad tiene su origen en creencias paganas.

Sostienen que varias nociones religiosas de culturas paganas

influenciaron a los cristianos — citan a los babilonios, los egipcios, asirios,

hindúes y budistas, y dicen que todos ellos tenían en su sistema de

creencias tríadas de dioses que eran los primeros en rango de una serie

interminable de dioses.

Es cierto que estas religiones tenían triadas de dioses, pero todas estas

tríadas eran constituídas por tres dioses separados, lo que es diferente a

la doctrina de la Trinidad, que afirma que existe un solo Dios, pero existen

3 personas dentro de la deidad. La diferencia entre los conceptos es tan

grande que a uno se le llama politeísmo (creencia en varios dioses) y al

otro se le llama monoteísmo.

El argumento de los Testigos de Jehová está basado en las arenas

movedizas de dos falacias lógicas. Primero, cometen la falacia de

equivocación al usar la palabra “tríada” como sinónimo de “Trinidad”

(¿Debería creer usted en la Trinidad?, p. 9). La palabra “Trinidad” en la

teología cristiana se refiere al Dios infinito/personal y eterno existente en

tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. La palabra “tríada”, usada por

los arrianos, significa cualquier grupo de tres dioses o diosas paganos y

finitos. No existe relación ninguna entre el Dios infinito de los cristianos y

los dioses finitamente limitados de los paganos. Segundo, al pretender

establecer la relación, los testigos cometen la falacia de categoría.

4. La Trinidad surgió (entre otras cosas) como parte de la influencia de

Platón sobre el cristianismo.

El problema con esta acusación es que nadie puede indicar en cuales

escritos de Platón aparece una Trinidad o un concepto primario de ella.

Los antritinitarios citan por lo general a autores unitarios (no unicitarios,

que es algo diferente) y otros antitrinitarios, pero estos en ningún lugar

citan a Platón.

En lo que a nosotros respecta, podemos decir bastante seguros, de que

en los escritos de Platón no existe absolutamente ni siquiera una sombra

de algo que se parezca, ni siquiera tangencialmente, a la Trinidad

cristiana. ¿Será esta la razón por la cual nadie puede aparecer con una

cita de Platón?

En realidad, la acusación de los Testigos de Jehová y otros regresa como

un boomerang y les acusa a ellos porque la verdadera influencia pagana

está en las doctrinas antitrinitarias. Una comparación del trinitarianismo

con las mayores herejías antitrinitarias nos muestra que son éstas son, no

la Trinidad, corrupciones derivadas de la influencia del paganismo, y

especialmente el neoplatonismo.

Por ejemplo, los “cristianos” gnósticos sostenían la idea neoplatónica de

que lo espiritual era bueno y lo material era malo. Consecuentemente, el

Dios supremo y perfectamente espiritual no pudo haber creado el mundo

él mismo, por lo tanto debe haber sido creado por una deidad inferior.

El arrianismo denotó un pensamiento similar cuando enseñó que Dios no

creó el mundo material, sino que primero hizo al Verbo y luego permitió al

Verbo, una deidad inferior, crear el mundo. En oposición a esto, los

trinitarios enseñamos la doctrina bíblica de que Dios es el único Creador

de todas las cosas (Gén. 1:1; Isa. 44:24).

El gnosticismo, el monarquianismo, y el arrianismo, todos se ponen de

acuerdo para decir que un Ser Supremo es un “Uno” completamente

separado de los muchos, libre de todo pluralismo, por lo cual no podían

concebir la idea de que Dios podría ser tres en ningún sentido. Por lo

tanto, los gnósticos y los arrianos sostuvieron que Jesús era una divinidad

separada del Dios Supremo, mientras que los monarquianistas mantenían

que Jesús era una manifestación del Padre, la única persona divina. A

pesar de sus diferencias, todas estas herejías suponen que Dios no

puede ser uno en un sentido y tres en otro sentido. Esta suposición fue

heredada de la filosofía pagana, no de la Biblia, la cual simplemente

establece que Dios es uno sin negar que Dios es, en otro sentido, tres.

Por otro lado, los trinitarios insistieron que el tema de la unidad de Dios y

su triunidad tenía que ser decidido basándose en la Biblia solamente, sin

importar las suposiciones de la filosofía griega. Los hechos históricos

muestran que el trinitarianismo desarrolló sus fórmulas teológicas y sus

credos con precisión absoluta, no para bautizar el paganismo dentro del

cristianismo, sino para evitar que las verdades bíblicas fueran

corrompidas por el paganismo.

5. La doctrina de la Trinidad no puede ser verdad porque nadie puede

comprenderla o explicarla claramente.

Los testigos afirman que la doctrina de la Trinidad está más allá de la

comprensión humana y por consecuencia es un misterio. Por lo tanto, es

una falsa doctrina.

El primer problema con este tipo de afirmación es que si vemos una de

sus propias obras de referencia, Ayuda Para Entender la Biblia,

notaremos que ellos creen en cosas como la naturaleza infinita de Dios:

La mente humana …. No puede realmente comprender la existencia

infinita de Jehová.” Pág. 889

Aquí, los testigos son confrontados con su propio doble estándar. Si es

cierto que la incomprensibilidad refuta la Trinidad, también debería refutar

la “existencia infinita de Jehová”.

El segundo problema para los testigos es que la incomprensibilidad total

de Dios es una doctrina bíblica:

¡Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!

¡Cuán insondables son tus juicios, e inescrutables tus caminos! Porque

¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

Romanos 11: 33-34.

Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no lo puedo

comprender.” Salmo 139:6.

Robert Bowman, en la portada de su libro Por qué Debería Usted Creer

en la Trinidad, escribe:

La cuestión es entre creer en el verdadero Dios en la forma que él

mismo se ha revelado, aun con sus misterios, o creer en un Dios que

es relativamente simple de entender pero que tiene poco parecido

con el verdadero Dios. Los trinitarios estamos dispuestos a vivir con

un Dios al cual no podemos comprender en su totalidad”. <>

———————————-

*En la composición de esta primera parte, el autor se basó extensivamente en

las siguientes obras:

The Trinity, Evidences and Issues, Robert Morey, World Bible Publishers,

Iowa Falls, IA 50126, 1996.

Why you should believe in the Trinity, Robert Bowman, Baker Book House,

Grand Rapids, Michigan 45916, 1991.

Reasoning from the Scriptures with the Jehovah’s Witnesses, Ron Rhodes,

Harvest House Publishers, Eugene, Oregon 97402, 1993.

*Este artículo fue publicado con el permiso del apologista Pablo Santomauro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s