¿Es justo sufrir una eternidad por los pecados cometidos en un relativo lapso de tiempo?

¿Es justo sufrir una eternidad por los pecados cometidos en un relativo lapso de tiempo?

por Pablo Santomauro

¿Tiene usted respuesta para la vieja pregunta de cómo un pecado finito puede acarrear un castigo eterno y sin posibilidad de redención?

Respuesta:

Hace tiempo leí y aprendí que es un error crear una relación proporcional entre la magnitud o gravedad de un crimen y el tiempo que lleva cometer ese crimen. Hans Küng, el teólogo renegado de la iglesia católica y otros como los Adventistas del Séptimo Día siempre plantean el conocido “¿Cómo puede un delito finito merecer un castigo infinito?

De muy buenos apologistas aprendí a refutar el argumento. Un asesinato puede tomar cinco segundos en consumarse. Robar puede tomar horas o días si en el proceso hay que excavar túneles para llegar a una bóveda principal. El punto es que el castigo correcto o la sentencia apropiada para una persona no se da en función del tiempo que toma cometer el crimen, sino en función de la gravedad de ese crimen. Continúa leyendo “¿Es justo sufrir una eternidad por los pecados cometidos en un relativo lapso de tiempo?”

El Seol, el Hades y el Infierno

Preguntas Recibidas

El Seol, el Hades y el Infierno

 por Pablo Santomauro

Estimado hermano:

¿Podría usted explicarnos el significado bíblico del Seol, el Hades y el Infierno?

 

Respuesta:


Gracias por honrarnos con su confianza. Trataremos de ser breves.

Uno de las cosas más importantes que determinan nuestro entendimiento acerca de lo que la Biblia enseña sobre la muerte y la vida más allá de la muerte, es la interpretación apropiada de términos claves como Seol, Hades y Gehenna (Infierno).

SEOL — En el Antiguo Testamento esta palabra hebrea es usada para definir el mundo de los espíritus, la morada de los muertos, el lugar donde van los espíritus de los que han partido.

La palabra es el equivalente al Hades del Nuevo Testamento (pasando del hebreo al griego).

Teniendo en cuenta el principio de revelación progresiva, no nos debe sorprender que la descripción que el Antiguo Testamento nos da acerca del Seol y la situación de aquellos que lo habitan, sea un tanto escueta, aunque no imprecisa. Continúa leyendo “El Seol, el Hades y el Infierno”

La Aniquilación de los Injustos ¿Doctrina Bíblica?

La Aniquilación de los Injustos
¿Doctrina Bíblica?

por Pablo Santomauro

Uno de los aspectos de la doctrina del infierno que más perturba la mente humana es que la duración del infierno es eterna. Sin duda esto contribuye a que algunos hayan formulado la doctrina de la Aniquilación. Se sienten más tranquilos pensando que Dios aniquilará la existencia de los no creyentes, en lugar de permitir su existencia consciente separados de El para siempre. Eso sería, según ellos, más humano que destinarlos a vivir una eternidad de remordimiento y angustia.

En oposición a lo anterior, algunos teólogos sostienen justificadamente que la separación de Dios por la eternidad es moralmente superior a la aniquilación. ¿Cuál sería la justificación moral de Dios para aniquilar a alguien? Los que apoyan la doctrina de la aniquilación dirían que el resultado final del acto radical de Dios sería que la gente no experimentara la separación consciente de Dios por la eternidad. Esto es algo bueno, dicen.  Lo que no pueden ver es que, si ese fuera el caso, la gente estaría siendo tratada como un medio para lograr los fines. En otras palabras, es como si Dios dijera: “Lo que realmente importa es que la gente no sufra más. Por lo tanto voy a eliminar esta persona para que no exista más, y de esa forma logro mi finalidad.” Esto es tratar a la persona como un medio para lograr el fin. Continúa leyendo “La Aniquilación de los Injustos ¿Doctrina Bíblica?”

UNIVERSALISMO “CRISTIANO”

UNIVERSALISMO “CRISTIANO”

La doctrina de que todos serán salvos

por Pablo Santomauro

Universalismo es “la creencia de que todos serán salvos. Muchos grupos enseñan la doctrina del universalismo desde diferentes perspectivas. Algunos protestantes y católicos liberales intentan basarlo en la Escritura notando que Cristo murió por todos, y que el castigo eterno es incoherente con un Dios de amor y misericordia que desea que todos sean salvos”. [1]

La doctrina del universalismo es un típico ejemplo de cómo ciertas herejías que fueron condenadas por el cristianismo histórico en los primeros siglos, vuelven a resurgir en el siglo 19 para penetrar en mayor o menor grado los círculos teológicos hasta el presente. Fueron los primeros gnósticos, Basilidianos, Carpocratianos y Valentinianos, los que eliminaron el infierno eterno en favor de la redención universal.[2]

Clemente de Alejandría (150-220 d.C.) fue el primer cristiano en sucumbir ante esta doctrina, aunque existen indicios de que luego de un tiempo renunció a su universalismo para creer en el castigo eterno[3]. Fue su “estudiante del mes”, Orígenes (185-250 d.C.), el que desarrolló un tratamiento sistemático de la salvación que incluyó la reconciliación final de Satanás y sus hordas de demonios junto con todos los hombres. El castigo del infierno, según Orígenes, era correctivo, no punitivo. A través del sufrimiento todos los hombres y demonios ejercerían su libre albedrío y se reconciliarían con Dios. Este concepto se conoce como “universalismo cosmológico”. El universalismo de Orígenes fue condenado por la iglesia del este en los Sínodos de Alejandría, Chipre y Roma en los primeros siglos, y en el Quinto Concilio Ecuménico de Constantinopla en 553 d.C.

Luego de ser declarado una herejía, con excepción de algunos individuos aislados, el universalismo no reapareció en el escenario hasta la época de la Reforma, pero solamente en algunas sectas anabautistas. Volvió, entonces, a ser declarado herético en todas la confesiones reformadas. Continúa leyendo “UNIVERSALISMO “CRISTIANO””