Los mormones – Introducción

Los mormones – Introducción

 3ra. parte

por Pablo Santomauro

 

Contenido:

  • Los libros sagrados del mormonismo

    • Breve listado de las obras “inspiradas” y comentario

    • Breve listado de otros escritos oficiales pero no inspirados

  • El Libro de Mormón

    • La Historia

    • El Origen

    • La Biblia y El Libro de Mormón

    • Evidencia Científica en contra

  • Conclusión

Los Libros Sagrados del Mormonismo

Para entender el mormonismo, también es fundamental estudiar las fuentes primarias de sus enseñanzas. El Libro de MormónLa Perla del Gran Precio, y Doctrinas y Convenios, son los libros sagrados de la iglesia mormona. Estos libros son, según la doctrina oficial de la iglesia, inspirados por Dios y superiores a la Biblia.

Debido a restricciones de tiempo, estaremos hoy viendo solamente El Libro de Mormón. En un curso más prolongado correspondería hacer un examen de los tres libros por su autenticidad, su teología, historia y ciencia, a la luz de la Biblia.

Son tantas las discrepancias, las contradicciones internas, y las inexactitudes históricas y científicas, y las falsas profecías de estos libros “sagrados”, que muchos mormones ya han renunciado a defenderlos, pero recurren a decir que en realidad sólo las partes doctrinales son las importantes. Los otros pasajes que tratan con historia, cultura y geografía, antropología y otros temas relacionados, no son importantes y no constituyen base para determinar la inspiración o no inspiración divina de los libros.

En respuesta a ello, debemos decir que si bien las partes doctrinales son de extrema importancia, si las partes históricas son inexactas o falsas, estos libros no pueden haber venido de Dios. Un Dios perfecto no puede entregar una revelación imperfecta.

Cualquier religión o secta que no permite o que desdeña la examinación lógica de sus libros autoritativos, no tiene ningún libro autoritativo.

Lista de los Libros:

Doctrina y Convenios: Contiene 138 “revelaciones” de Dios. Ciento treinta y cinco fueron registradas por Joseph Smith, y John Taylor, Brigham Young y Joseph F. Smith agregaron uno cado uno. Dos “declaraciones oficiales” fueron añadidas , una en 1890 en relación a la poligamia, y otra en 1978 concerniente al sacerdocio de las personas de raza negra dentro de la Iglesia.

La Perla del Gran Precio: Dos libros “perdidos” de la Biblia – El Libro de Moisés, el Libro de Abraham, una traducción del Evangelio de Mateo y la Historia de Joseph Smith.

Los Artículos de Fe.

Los siguientes libros no son considerados inspirados o no han sido canonizados por la iglesia, pero se les estima como de gran importancia histórica y espiritual:

Historia de la Iglesia: Siete tomos escritos en su mayor parte por Joseph Smith. Documentan la historia de la iglesia.

Journal of Discourses: 26 tomos procedentes de las Autoridades Generales que en el pasado fueron cercanos a Joseph Smith y Brigham Young.

Lecciones de Fe: Siete leccciones preparadas por Joseph Smith y dadas en la “Escuela de los Profetas”. Tratan con teología, la naturaleza de Dios y los principios de fe.

La Traducción Inspirada de la Biblia: Una revisión de la versión King James de la Biblia llevada a cabo por Joseph Smith.

Otros escritos: Informes de conferencias, colecciones de escritos de los profetas modernos de la iglesia, Principjos del Evangelio, Doctrina Mormona por Bruce McConkie, etc.

El Libro de Mormón

La Historia

El Libro de Mormón es, supuestamente, la historia de los orígenes de dos grandes civilizaciones que existieron en las Américas antes de 1492.

De acuerdo con la narración del libro hubo dos inmigraciones al continente americano provenientes del medio oriente. La primera ocurrió alrededor del 2250 A.C.

Este grupo de gente vivió inicialmente en los alrededores de la torre de Babel. Fue allí donde Dios le dijo a un profeta de nombre Jared que construyera unas naves para realizar una travesía transoceánica hacia el Nuevo Mundo (“la más favorecida de toda la tierra”). Dios hasta le entregó los planos completos de como construir las barcas (Eter 2s).

Cuando las naves fueron terminadas, la gente se quejó con el Señor porque se había olvidado de diseñar ventanas o aberturas para que entre el aire y la luz. Es decir, cuando cerraran la escotilla se asfixiarían. Además, estarían en completa oscuridad por el hecho de que el Señor no les permitió llevar fuego en las naves.

Para solucionar el problema del aire, Dios les dijo que abrieran dos escotillas, una en el techo (no había una cubierta, estas naves eran como contenedores cerrados) y otra en el fondo, para que cuando faltare el aire las abrieran. El Libro de Mormón nunca se molesta en explicar cómo es que abriendo la compuerta en el fondo de la nave, ésta no se hundiría.

Para el problema de la luz, el Señor tocó con su dedo unas piedras convirtiéndolas en fluorescentes que fueron colocadas una en cada extremo de las naves, iluminando de esa forma los barcos. Algo así como el “dedito” de ET.

Luego de 340 días de viaje, todas las naves (en total, ocho) llegaron a la costa occidental de Centroamérica, todas atracaron en el mismo lugar y al mismo tiempo.

Esta es la primer inmigración, conocida como la de los Jareditas, los cuales crecieron hasta constituir una gran civilización. Lamentablemente, resultaron ser extremadamente inclinados a la guerra, por lo cual se exterminaron entre ellos. No quedó ni uno para contar el cuento.

La segunda inmigración y las más importante, se llevó a cabo alrededor de 600 A.C. y fue encabezada por un tal Lehi y sus hijos. El Señor le indicó a estos que deberían salir de Jerusalén y viajar al Nuevo Mundo. Otra vez el “rerun”: Dios provee los planos para hacer un barco, lo construyen y se lanzan a la mar para tocar tierra otra vez en América Central. Allí crean una gran civilización, pero uno de los hijos de Lehi, Lamán, fue tan rebelde y tan desobediente a Dios, que Dios lo maldijo con una piel oscura (2 Nefi 5:21). Los descendientes de los lamanitas, nombre derivado de Lamán, son los indios americanos. El relato del Libro de Mormón muestra otra vez lo que ya vimos, el racismo repugnante de una religión fundada por supremacistas blancos.

El otro hijo de Lehi fue Nefi, sus descendientes se llamaron los nefitas. Los lamanitas y los nefitas siempre estuvieron en guerra entre ellos.

Después de su resurrección, Jesús se apareció a los nefitas, les predicó el evangelio, instituyó el bautismo, la cena del Señor y otras tradiciones de la iglesia mormona. Los lamanitas fueron más fuertes que los nefitas y luego de grandes batallas donde llegaron a morir de 8 a 10 millones de personas en una sola batalla, los nefitas fueron completamente aniquilados con excepción de un solo hombre de nombre Mormón. Este fue el que recopiló la historia de su pueblo y la grabó en planchas de oro. Terminó escondiendo las planchas en una colina situada en Palmyra, New York, luego de lo cual también fue asesinado.

En 1827, Mormón, quien ahora se llamaba Moroni porque se convirtió en un ángel después de su muerte, reveló el escondrijo donde estaban las planchas a Smith. Smith las desentierra y las traduce del “egipcio reformado” al inglés con la ayuda de unos espejuelos mágicos. Esta traducción se conoce hoy como El libro de Mormón.

El Origen de El Libro de Mormón

Dos son las teorías más manejadas sobre el origen del libro. Algunos eruditos creen que el mismo Joseph Smith lo escribió, o lo inventó. En la actualidad son muy pocos los que piensan así.

La mayoría de los expertos ha llegado a concluir que El Libro de Mormón fue, en sus principios, una novela romántica escrita por Salomon Spalding. Según fuentes confiables, Smith y Rigdon tuvieron una clara oportunidad de robar la obra para luego elaborarla o remodelarla, agregando el material religioso [Who Wrote the Book of Mormon, Crowdrey, Davis y Scale, Santa Ana, CA: Vision House, 1977].

Los autores mencionados demuestran claramente que al analizar la caligrafía del texto, la mayor parte de éste fue escrita con la caligrafía de Spalding. La evidencia es contundente para cualquier persona que sea objetiva.

Los mormones a menudo argumentan que las ideas de El Libro de Mormón eran tan nuevas e insólitas que simplemente no pueden haber sido parte de una obra anterior. Esto no es verdad. La idea de que los judíos emigraron hacia el Nuevo Mundo no era nueva. El primero que la sacó a luz fue Menasseh Ben Israel, en su libro La Esperanza de Israel, en 1650. Su libro fue impreso en latín, español e inglés, y creó una gran polémica en sus tiempos. Menasseh estuvo involucrado en las artes de lo oculto y la cabala de sus días.

Conclusión: No hay nada en el libro de los mormones que ya no hubiera sido publicado anteriormente y mucho tiempo atrás.

La Biblia y El Libro de Mormón

Propósito de esta sección: Demostrar que El Libro de Mormón contradice la Biblia. Es evidente que ante esta situación una persona razonable debe de elegir entre los dos libros. Un debe ser catalogado falso y el otro verdadero. Uno se los principios fundacionales es que la revelación antigua siempre debe de ser el punto de referencia para determinar si una supuesta nueva revelación es verdadera.

1. ¿Dónde nació Jesucristo?

Miqueas 5:2 y Mateo 2:1 establecen que Jesucristo nació en Belén. Sin embargo El Libro de Mormón, en Alma 7:9,10, claramente afirma que Jesús “nacerá de María, en Jerusalén”. Jerusalén, de acuerdo con 1 Nefi 1:4, es una ciudad, y la contradicción es irreconciliable.

Anécdota: Hablando con un mormón a la puerta de mi hogar, le planteé este error en El Libro de Mormón. Su respuesta fue: “Jerusalén era el área general, Belén sería el punto específico. Usted vive en Montrose, un suburbio del condado de Los Angeles, pero cuando alguien que no conoce la zona le pregunta dónde vive, usted no le dice que vive en Montrose, sino en Los Angeles, porque la persona no tiene ni idea donde está Montrose.”

La respuesta es más que pobre. En primer lugar presupone que la ciudad de Jerusalén estaba extendida como lo está la ciudad de Los Angeles hoy, cuando en realidad Jerusalén en sí eran unos cuantos acres. Además, crea la imagen de que entre Jerusalén y Belén había poblaciones intermedias, cuando en realidad existían dos millas (3.3 kilómetros) descampadas.

Esto es un anacronismo, o sea introducir un concepto moderno en un contexto de siglos atrás – Es como decir, “Mientras Jesucristo se quedó descansando junto al pozo de Jacob (Juan 4), los apóstoles descendieron a Samaria, pasaron por El Pollo Loco y compraron la especial de 12 piezas con dos órdenes de frijoles para ellos y para Jesús”.

Ana = fuera
Cronos = tiempo

2. El profeta Jeremías y el “profeta” Lehi

El profeta Jeremías y el “profeta” Lehi fueron contemporáneos, según El Libro de Mormón. Jeremías dijo que no hubo profetas predicando la verdad en sus tiempos (5:1; 6:13). El “profeta” Lehi contradice a Jeremías en 1 Nefi 1:4 cuando lee: “… llegaron muchos profetas ese mismo año profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén serí destruida”. ¿Quién está en lo correcto? ¿Le hacemos caso a la Biblia o El Libro de Mormón? La contradicción es demasiado obvia para la persona honesta.

3. ¿Serpientes que vuelan?

En Números 21: 5-9 se nos relata el incidente donde el pueblo de Israel murmura contra Dios y Moisés por, según ellos, haberlos sacado de Egipto y llevarlos al desierto donde no hay pan ni agua. Como castigo por su incredulidad el Señor envió “entre el pueblo “serpientes ardientes” que los mordían y causaban la muerte de muchos. El Libro de Mormón, narrando el mismo incidente, dice que Dios envió serpientes ardientes voladoras entre el pueblo. ¿Han visto alguna serpiente voladora últimamente?

4. Gracias a Dios por el pecado original

Luego de haber creado a Adán y a Eva, Dios les dió mandamiento de multiplicarse y poblar la tierra (Gén 1:28). El Libro de Mormón dice en 2 Nefi 2: 22-25, que Adán y Eva tuvieron que pecar a los efectos de tener hijos. ¡Ellos pecaron obedeciendo el mandamiento de Dios! También expresa que Adán y Eva nunca conocieron el gozo ni el bien hasta que pecaron. He aquí el pasaje en su totalidad:

“Pues, he aquí, si Adán no hubiese transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el jardín del Edén. Y todas las cosas que fueron creadas habrían permanecido en el mismo estado en que se hallaban después de ser creadas; y habrían permanecido para siempre, sin tener fin. Y no hubieran tenido hijos; y por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado. Pero he aquí, todas las cosas han sido hechas según la sabiduría de aquel que todo lo sabe. Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo.”

Aparentemente, ¡la primera cosa buena que Adán y Eva hicieron fue el pecado original! Esto no sólo contradice la Biblia sino que, entre otras cosas, glorifica el primer pecado y convierte a Dios en el creador del pecado. Dada la conocida tendencia de Joseph Smith a disfrutar del gozo de tener varias esposas, me imagino que el gozo al que se refiere el pasaje, bien podría ser el gozo de ….. bueno, ustedes ya saben.

5. Un evangelio diferente

3 Nefi 12:2 y Moroni 8:11 declaran que la remisión de los pecados es el resultado del bautismo, i.e., sin bautismo no hay remisión de pecados. La Biblia enseña más allá de toda duda que la remisión de pecados es por fe solamente (Hech. 10:43; 16:30-31). Una salvación por bautismo es una salvación por obras. La Biblia en contundente respecto que la salvación es “no por obras”, sino “por medio de la fe” (Efe. 2:8,9). Es evidente que el evangelio de los mormones no es el evangelio de la Biblia (Gál. 1:6-9).

Leamos Gálatas 1:6-9:

6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.
7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

Yo sé que en el pasado se ha usado este pasaje para relacionarlo con el ángel Moroni, el ángel que supuestamente le reveló a Smith la ubicación de las planchas enterradas. El problema con esta analogía es que el texto dice “si un ángel del cielo os anunciara otro evangelio”. Pablo NO está diciendo que sí es posible que un ángel del cielo trajera otro evangelio. Pablo sabía que los ángeles del cielo ya estaban confirmados en su santidad, son los que escogieron libremente ser fieles al Señor para siempre.

El recurso que Pablo usa aquí es llamado “hipérbole”, consiste en la exageración de algo para enfatizar un punto. “Moroni”, el “ángel” o “mensajero” que apareció supuestamente a Joseph Smith, en caso de que la historia fuera real, es un ángel caído. Personalmente pienso que no hubo tal cosa y todo fue producto de la mente inventiva y mentirosa de Joseph Smith.

El punto sería, si el mormonismo no viene del trono de Dios, ¿de dónde viene? Del abismo del infierno.

6. Plagios

No solamente El Libro de Mormón contradice la Biblia, sino que también plagia más 27.000 palabras de la versión King James de 1611. Un ejemplo vergonzoso lo vemos en 2 Nefi, capítulos 12-24. Esta es un réplica exacta de Isaías 2-14. Aun comparando los capítulos del Libro de Mormón con la Reina – Valera podemos ver la similitud. Más plagios pueden observarse comparando 3 Nefi 13:1-18 con Mateo 6:1-23, y Mosíah 14 con Isaías 53.

Pregunta: ¿Cómo tradujo Joseph Smith El Libro de Mormón del egipcio reformado al inglés perfecto y exactamente igual al de la versión King James de 1811?

Respuesta: La lógica nos lleva a concluir que quien quiera haya escrito El Libro de Mormón originariamente, lo hizo después de 1611. La evidencia muestra que el autor o autores citaron profusamente de la versión de la Biblia King James 1611.

Evidencia Científica contra El Libro de Mormón

1. Valle y río imaginarios

Luego de viajar por tres días partiendo de Jerusalén y a lo largo de la costa del Mar Rojo, Lehi y su familia encontraron un gran valle y un río que desembocaba en el mismo mar. Allí descansaron y recuperaron fuerzas (1 Nefi 2: 5-10). Muy bonita historia para contarle a los niños cuando se van a dormir. Lo cierto es que nunca existió tal valle y menos tal río – río Lamán (v.8). Nunca existió ningún río en Arabia, de lo contrario alguna civilización hubiera prosperado en el área. Pero ante tal ingenuidad, me imagino que sería relativamente fácil venderle a algún mormón un terreno con vista al río en la península arábiga. Como si esto fuera poco, ningún judío en el pasado nombró a su hijo “Sam” (v. 5). Este es un apodo americano, no hebreo. El Libro de Mormón es histórica y geográficamente falso.

2. ¿Dónde están las ruinas de los templos judíos?

No existe en todo el continente vestigios ni trazas de los templos judíos que puedan ser identificados con la civilización descrita en las narraciones de El Libro de Mormón.

3. ¿Se hablaba francés en los siglos sexto y quinto antes de Cristo? 

La palabra francesa adieu se desliza subrepticiamente para concluir el libro de Jacob (7:27). ¿Qué extraña mutación ocurre en la traducción del “egipcio reformado” al inglés para introducir la palabra francesa adieu? El Libro de Mormón fija la fecha de Jacob entre 544 y 422 A.C. El idioma francés no surge hasta 700 años después de Cristo en Europa, no en América para colmo de males.

4. Ni arcos, ni flechas, ni indios

Las armas de guerra mencionadas en El Libro de Mormón incluyen arcos y flechas, pero estos no existieron en América hasta el año 1000 después de Cristo. El Libro de Mormón los sitúa en nuestro continente unos 600 años antes.

5. ¿Qué es egipcio reformado exactamente?

Egipcio reformado fue la lengua en que originariamente fue escrito El Libro de Mormón y el idioma que hablaban los habitantes de América. La verdad es que el idioma nunca existió. La evidencia en contra de la autenticidad de El Libro de Mormón es contundente para cualquier persona intelectualmente honesta. La pregunta que nunca pudo ser contestada por los mormones es cómo judíos inmigrantes de la zona de Jerusalén hablaban y escribían todo en egipcio en lugar de hebreo.

6. ¿Es el indio americano judío?

De acuerdo con El Libro de Mormón, los indios americanos son judíos y de piel obscura (debido a una maldición de Dios – 2 Nefi 5:21). La antropología ha confirmado que los indios son de origen mongoloide y su piel no es obscura. Otra falsa afirmación del libro sagrado de los mormones.

7. Civilizaciones avanzadas en América

Las narraciones sobre las características de las diferentes civilizaciones en las Américas expresan:

Mormón 1:7 – Toda la superficie de la tierra había quedado cubierta de edificios, y los habitantes eran casi tan numerosos como las arenas del mar.

Eter 9:17; Alma 1:29 – … tenían toda clase de frutas y granos, y de sedas, y de lino fino, y de oro, y de plata, y de objetos preciosos …. bueyes, y vacas, y ovejas, cerdos …. caballos, y asnos, elefantes ….

Eter 15:2 – Dos millones de hombres mueren y también sus esposas e hijos (promedio: 8 millones en total).

Helamán 3: 14; 2 Nefi 5: 15,16; Alma 16: 13 – … embarcaciones, templos, sinagogas … madera, hierro, cobre, bronce, acero …

Alma 43:18-21; Eter 15:15 – … espadas, cimitarras … escudos, petos y cascos …..

Alma 18:9: 20:6; 3 Nefi 3:22; 21:14 – … caballos y carros …

En total 31 ciudades son nombradas en el libro. Monedas de metal se usaban en 82 B.C. (Alma 11: 1-19). El instituto Smithsonian y el departamento arqueológico de la Universidad de Columbia han oficialmente proclamado que El Libro de Mormón es completamente falso en lo que tiene que ver con las civilizaciones americanas del pasado. No existieron elefantes, vacas, cerdos, cabras, caballos, carrozas, seda, etc., en América antes de 1492.

8. Correcciones, agregados, y sustracciones

Cuando se compara la edición de 1830 con la presente, encontramos más de 3.000 cambios. Los cambios son en gramática y teología. La verdad de 1830 seguiría siendo verdad en el día de hoy, no cambia. Si la edición de 1830 fue inspirada, la de hoy radicalmente diferente, no puede ser inspirada.

Conclusión

El Libro de Mormón es bíblica, geográfica, arqueológica, antropológica, histórica y linguísticamente falso. Por razones de espacio no hemos mencionado la nueva información surgida en materia de ADN, la cual pone en absoluta vergüenza el reclamo mormón sobre el lazo sanguíneo entre los judíos y los nativos americanos, y  tampoco podemos publicar la lista de correcciones hechas en el Libro de Mormón a través del tiempo. Dejamos para otro estudio la mención de las notables inconsistencias internas del libro. El Libro de Mormón es el producto de la mente febril del fundador de la secta y un insulto a la inteligencia de la humanidad.

Obras de Referencia:

Walter Martin, The Kingdom of the Cults.
Walter Martin, The Maze of Mormonism
Martin Cowan, Los Mormones, Sus Doctrinas refutadas a la Luz de la Biblia.
Robert Morey, The Encyclopedia of Practical Christianity
Ron Rhodes, Reasoning from the Scriptures with the Mormons

Todos los libros sagrados del mormonismo listados al comienzo

Doctrina Mormona, Bruce McConkie

*Este artículo ha sido publicado con el permiso del apologista Pablo Santomauro.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s